dijous, 26 de maig de 2016

¿Del exceso a la escasez? No se encontraba tan poco petróleo desde 1952

Article publicat a  El Economista
  • Los hallazgos de 2015 sólo sirven para cubrir la demanda de cuatro meses
  • Se han encontrado 12.100 millones de barriles nuevos, casi todo en EEUU

plantas-petroleo-mar.jpg
Los hallazgos de nuevos yacimientos de petróleo han caído en 2015 a mínimos de las últimas seis décadas. Los recortes en exploración ante el fuerte descenso del precio del crudo podría estar allanando el camino a un fuerte rebote del petróleo. Aunque lo cierto es que a corto plazo el mercado no presenta escasez, más bien todo lo contrario.
La parada en seco de la exploración estaría creando una especie de vacío o hueco en la tendencia de los últimos años, que podría manifestarse en el precio del petróleo si la demanda coge fuerza en el futuro, según explican los analistas de Morgan Stanley. No obstante, a corto plazo no hay signos de escasez, más bien al revés, la sobre-oferta de petróleo aún puede dar algún susto que otro.
Se encontraron en 2015 unos 12.100 millones de barriles de reservas probadas de petróleo, siendo este el quinto año consecutivo de descensos y el de menor volumen desde 1952, explica Rystad Energy, una consultora con sede en Oslo, en un comunicado. Para comprender la escasa repercusión de estos hallazgos, esos miles de millones de barriles descubiertos en todo un año tan solo sirven para alimentar la demanda mundial de cuatro meses. 

La oferta a largo plazo

La exploración petrolera es normalmente la primera víctima de un colapso del precio del crudo. Compañías como BP y Royal Dutch Shell han reducido sus presupuestos y personal mientras que centran sus esfuerzos en mantener funcionando sus pozos existentes y realizar los pagos a sus accionistas. La falta de nuevos descubrimientos podría afectar la oferta a largo plazo. Poner un nuevo pozo a funcionar a pleno rendimiento puede llevar entre 5 y 10 años, dependiendo de la ubicación, precios y demanda.
"A corto plazo, no hay escasez de petróleo", explican los analistas de Morgan Stanley. El gasto en exploración fue de 95.000 millones de dólares el año pasado, una reducción del 45% respecto a 2013. "El impacto de estos pobres resultados de exploración tendrá efecto en el largo plazo". El ritmo de descubrimientos de petróleo probablemente se mantenga sin cambios hasta 2018.

Demanda reducida

Sin embargo, es probable que los objetivos climáticos globales lastren el consumo de petróleo, lo que significa que los recursos existentes podrían ser suficientes como para cumplir con la demanda para las próximas dos décadas, de acuerdo con Morgan Stanley. Citando el escenario base de la Agencia Internacional de Energía, el banco estadounidense que la brecha entre oferta y demanda permanecerá siendo estrecha y "se requerirán futuras exploraciones pero de manera modesta".
El precio del crudo Brent, de referencia en Europa, se encuentra un 50% por debajo del que marcaba hace dos años. La industria está "extremadamente centrada" en mantener los costes y extraer recursos de activos descubiertos previamente, donde los riesgos son menores y los ciclos de tiempo de cada proyecto son reducidos, explica en otro informe Leta Smith, directora en IHS Energy.
"La inversión ha quedado completamente excluida de la exploración convencional, y el resultado hace prever una falta de oferta en el futuro que será difícil de superar", asegura Smith. "En la actual situación de reducción de costes, las perspectivas para los descubrimientos de este año no serán mejores".
En la sesión actual, los futuros de petróleo cae alrededor de un 0,5%. El West Texas cotiza en los 47,8 dólares, mientras que el Brent, de referencia en Europa, está luchando por mantener los 48 dólares, una cota que a perdido a primeras horas de la mañana.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada