dilluns, 2 de maig de 2016

Cómo “resucitar” la energía solar en España en 7 pasos

Article publicat a   El Correo del Sol

Diversas iniciativas demuestran que el sector solar vuelve a moverse en España. El futuro de la energía solar precisa de un nuevo Ministerio de Energía y Cambio Climático. 

Carlos Fresneda

Francisco Espín, en la huerta Los Muleros, de 5 MW en Bullas, Murcia
La “anomalía solar" en la que vive España no puede prolongarse ya más. En el mundo se instalaron 51.000 megavatios de fotovoltaica en el 2015, y nuestra pírrica contribución fue de apenas el 0,1%. Lejos, muy lejos, quedan los tiempos cuando nos codeábamos con los “campeones” mundiales, Alemania, por el primado planetario. Ahora jugamos en la mitad de la tabla europea y hemos permitido el más difícil todavía: el país de la nubosidad variable (Reino Unido) duplica ya por potencia instalada al país de “todo bajo el sol” y nos gana por 10 a 5 gigavatios…
Pero las persianas están cayendo por su propio peso. La renuncia de José Manuel Soria abre por fin la esperanza a la creación de un Ministerio de Energía y Cambio Climático como el que existen en los grandes países europeos. En el sector se empieza a percibir cierto movimiento y la presión social va a más." El 30 abril se celebrará el Tercer Encuentro Estatal de la Plataforma Para un Nuevo Modelo Energético, que reunirá a más de 400 grupos con un sueño común: la auténtica y definitiva transición hacia las renovables.
Eduardo Lorenzo bajo la instalación solar de su casa en Madrid.   
1. Vincular sol y agua
“Ni se puede justificar lo que está pasando ahora, ni tampoco lo que sucedió en el 2008, cuando se instaló en España el 40% de la potencia instalada en todo el mundo”, advierte Eduardo Lorenzo, ingeniero y pionero de la fotovoltaica en nuestras tierras.
“Nuestro comportamiento neurótico tiene que dejar paso al sentido común: tenemos que dejarnos de cornadas y buscar un punto de encuentro. El ascenso de la energía solar es imparable: la vía fundamental de crecimiento va a ser el autoconsumo, en España y en todo el mundo”, asegura Lorenzo.
“Otro de los cauces naturales de expansión de la fotovoltaica, en un país donde está disminuyendo el régimen de lluvia, es sin duda el agua. Las comunidades de regantes se gastan todos los años una millonada en electricidad; va siendo hora de que explotemos la posibilidad de la fotovoltaica en sistemas de bombeos y en plantas desalinizadoras”, añade este profesor de la Universidad Politécnica de Madrid y autor de Electricidad Solar Fotovoltaica, (Ed. Promotora General De Estudios) que rompe una lanza por "las empresas españolas que aportaron un valor añadido y que han exportado nuestro "know how" por todo el mundo".
"Tenemos muy buena reputación en todo lo que es la electrónica de potencia aplicada a la fotovoltaica y a la fabricación de inversores. Y tenemos también una gran experiencia en ejecuciones de manera rápida y controles de calidad. Hay que empezar a recuperar todo ese tejido empresarial y laboral", concluye.
2. Derogar el Decreto de Autocosumo
Recoge el testigo otro ingeniero, Domingo Jiménez Beltrán, al frente de la Fundación Renovables, que pone como requisito indispensable para la “resurrección” de la fotovoltaica la derogación del actual Real Decreto de Autoconsumo y la eliminación del “impuesto al sol” (peaje de respaldo) para instalaciones de más de 10kw de potencia.
“Hay que avanzar hacia el autoconsumo con balance neto”, sostiene Beltrán. “Eso significaría que cualquier usuario, cualquier empresa y cualquier agricultor o comunidad de regantes podría generar su propia electricidad, colocando placas fotovoltaicas en sus tejados o en su propiedad, para su propio consumo, para cargar sus propias baterías cuando tenga excedentes o para descargarlo en la red”.
“Con una nueva política energética, España puede volver a ponerse en el grupo de cabeza mundial en fotovoltaica”, vaticina Beltrán, que reclama la creación de un Minisgerio de Energía y Cambio Climático, como el que existe en el Reino Unido y en otros países de nuestro entorno.
3. Unirse a la Alianza Internacional Solar
Algo parecido opina José Donoso, director general de la Unión Española Fotovoltaica (Unef), que denuncia la “absoluta falta de diálogo” con el Gobierno y el rechazo “casi ideológico” a abrir una mínima vía de crecimiento, como ha hecho Portugal, sin ir más lejos. Recalca Donoso la “ausencia escandalosa” de España en la Alianza Internacional Solar, presentada en la COP21 de París, en la que participan 120 países. El nuevo impulso al acuerdo climático de estos días en Nueva York debería servir para recordarle a alguien nuestra imperdonable ausencia en la alianza mundial.
El director de la Unef percibe sin embargo un cambio de aires y confía en que el 2016 sea el año del relanzamiento solar: “Hay ganas entre los inversores por exprimir el gran potencial de España, y más ahora que somos competitivos y no necesitamos ayuda del Gobierno”.
4. Reducir la influencia del oligopolio
La Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (Anpier) confía también en un cambio de rumbo que devuelva “la estabilidad regulatoria” y permita resolver “por vía política y de negociación” la situación de más de 60.000 familias hipotecadas por los recortes retroactivos a las primas. “Tenemos 30 arbitrajes internacionales y 10.000 recursos acumulados en los juzgados nacionales”, advierte Juan Castro-Gil, director jurídico de Anpier.
“En los últimos años se ha creado una imagen muy dañina de España, como un Estado inseguro jurídicamente y que no respeta las reglas del juego”. “Todos los países civilizados caminan hacia una transición energética”, advierte Castro-Gil. “La clave del cambio está en que el poder político sea capaz de soltar el cable de influencia del oligopolio eléctrico. Mientras las decisiones energéticas de este país oscilen sobre los intereses del puñado de empresas que dominan el sector, y no sobre los ciudadanos, el problema tendrá difícil solución”.
Cote Romero, directora de Ecooo  
5. Ir hacia un nuevo modelo energético
Desde hace tres años, más de 400 organizaciones ciudadanas (grupos ecologistas, organizaciones de consumidores, asociaciones empresariales) han ido sumando fuerzas en la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético. “Apostamos por un sistema radicalmente distinto, basado en las renovables, en el ahorro y en la eficiencia, y en la democratización de la energía”, asegura Cote Romero, coordinadora estatal. Cote Romero es también directora de Ecooo, la empresa social (“no de lucro”) que lleva más de una década desbrozando el horizonte energético e intentando recuperar el terreno perdido.
Con la instalación recién inaugurada en Villa de Don Fabrique (Toledo) son ya 59 las plantas “recuperadas” o abiertas a la participación ciudadana. Más de 1.700 personas participan ya a través de opciones como el “camino solar” o la “desobediencia solar” o el “depósito solar”. Con la última iniciativa, Ecooolocal, la idea es impulsar ahora la transición energética municipio a municipio, conectando proyectos como el original “Rubí Brilla” (el modelo de eficiencia y sostenibilidad ideado por Angel Ruiz Casas) con el reciente “Rivas, Luz Verde”, hasta lograr una auténtica red de ciudades y pueblos por un nuevo modelo energético.
Presentación de la planta de Som Energía en Alcolea del Río, Sevilla, realizada bajo el modelo de inversión Generartion kWh   
6. Promover las cooperativas energéticas
Las cooperativas que comercializan y producen energía “verde”, están dando otra vuelta de tuerca al sistema. En Alemania hay ya cerca de medio millar; en España nos estamos acercando de momento a la decena (Som Energia, GoiEner, Zencer, Nosa Enerxía).
La referencia obligada es Som Energia, surgida en Cataluña en el 2010 con 150 socios y extendida ya por toda nuestra geografía con más de 30.000 contratos. “Hemos crecido rápido y de una manera orgánica, funcionando sobre todo por el boca a oreja”, asegura Marc Roselló , responsable del equipo técnico de la cooperativa.
“Hay quienes piensan que deberíamos estar creciendo ya de una manera exponencial, pero seguimos haciéndolo a un ritmo de 500 al mes, que no está nada mal”, asegura Roselló. “A la gente le sorprende lo fácil que es el cambio, sin temor a apagones o a problemas técnicos. Pero lo que más agradecen es el trato personal y el hecho de sentirse parte activa del cambio”.
En la terraza solar del Proyecto Virere  
7. Reconstruir el tejido solar
Y llegamos finalmente a Bullas (Murcia), donde vuelve poco a poco a salir el sol. “Quienes nos permitimos el lujo de no emigrar, tenemos el deber y el compromiso de preparar el camino de vuelta a nuestros compañeros”, asegura el ingeniero Francisco Espín, que llegó a ser consejero delegado de Gehrlicher Solar España, paseando entre los paneles de la huerta solar de 5 megavatios de Los Muleros (todo un hito en Europa en el 2007).
“Nuestra idea fue hacer de esto un “hub” solar, con un equipo potente de ingeniería que diseñara y dirigiera proyectos en todo el mundo”, admite Espín, que sin embargo no imaginaba que todo el “equipo” acabaría haciendo las maletas por falta de trabajo en España. El regreso entre otros de Juan José Martínez López, el “hijo pródigo” que se marchó a trabajar a Solar Century en el Reino Unido, ha devuelto sin embargo la energía perdida al pueblo murciano. Juanjo ha creado su propia iniciativa de educación y capacitación en renovables y en permacultura (Proyecto Virere) y ha sumado su entusiasmo a la iniciativa “Bullas con futuro”, trazando la transición hacia el nuevo modelo energético y la adaptación frente al cambio climático, fieles al viejo y renovado lema: “Piensa global, actúa local”.
Volver a Bullas es también el sueño de Alfonso Moya, gerente de Automatismos Mofer, que con sus 73 montadores ha sido capaz de instalar el último año en el Reino Unido un total de 80 megavatios (casi el doble del total de la potencia instalada en toda España en el 2015). “Tuvimos que salir de España porque no había trabajo y encima nos perseguían sistemáticamente”, denuncia Alfonso Moya, al frente del “exilio solar” que ha echado raíces en los últimos cuatro años de Cornualles hasta Cumbria.
“Las mejores empresas instaladoras y los mejores fabricantes de estructura son españoles, por eso nos reclaman en todo el mundo. Nuestro deseo es poder volver, pero sin todas las trabas que nos ponen nuestros gobierno, para seguir luchando y demostrando que esta energía es limpia, rentable y necesaria”.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada