diumenge, 1 de març de 2015

“El precariado se está convirtiendo en una nueva clase social”

Article publicat a La Marea i Vídeo publicat a Diagonal Periódico amb l'entrevista a Guy Standing, que explica el naixement d'una nova classe, el precariat  i proposa la Renda Básica com a solució per fer front a aquest nova realitat laboral a la que el capitalisme globalitzat ens ha dut.


 Ves al   Vídeo

Article publicat a   La Marea 

"Precariado", o la frustración en el capitalismo del deseo


13 de septiembre de 2013
“Todos somos precarios”, afirma Guy Standing en el cierre de su trabajo sobre esa nueva realidad laboral nacida del cruce del “proletario” y el “precario”. Un libro que posee el acierto de entender que los cambios en la estructura laboral expresan cambios en el mundo real que anuncian una cartelera de cine postapocalíptico y de zombies (trasunto de la precarización generalizada exigida por la reconstitución de la tasa de ganancia).
Vivimos en un capitalismo del deseo, de la información, de las marcas, del diseño, del dinero las finanzas virtuales. En este capitalismo de diseño el precariado es el pasmado que ha gastado sus ahorros en un publicitado perfume y el éxito social no llega. Es el invitado a una fiesta –no el excluido de siempre- donde todos los que son como él o ella están convocados pero a los que les dan con la puerta en las narices. La condición esencial del precariado es su frustración. ¿Puede convertirse en voluntad política de cambio? No es sencillo. A día de hoy, el precariado opta más por la teatralidad de la protesta –que suma más gente que la apelación tradicional de izquierda y derecha- pero que lo más que llega es a desconcertar al Estado, no a
emplazarlo.
Ya hace 30 años que la derecha expuso su receta y la repitió hasta que se convirtió en un nuevo sentido común: descargar el Estado, privatizar, desideologizar parlamentos y partidos, controlar los medios, financiar fundaciones y universidades, combatir los “excesos de democracia”, someter al Sur a través de la deuda, aumentar la explotación de la naturaleza y financiarizar la economía a través del déficit público y la eliminación de los frenos a la expansión financiera. La izquierda socialdemócrata abrazó el neoliberalismo bajo el paraguas de la tercera vía. La izquierda no socialdemócrata se socialdemocratizó y empezó a entonar el canto repetido del regreso al Estado social perdido (al que ayer criticaba). La derecha lleva tres décadas haciendo sus deberes. La izquierda no. No es extraña la precarización generalizada del trabajo en estas décadas. Nadie ha movido en realidad un dedo para evitarlo.
El precariado, dice Standing, hace referencia a una nueva clase social en formación que, si bien aún no sería una “clase para sí” (es decir, que se reconoce y lucha por sus intereses propios), tiene ya una serie de rasgos propios que nos invita a entenderla como una entidad que promete una acción colectiva propia. El precariado vive en una flexibilidad laboral no siempre querida, en la eventualidad y temporalidad y con una constante sensación de llevar una existencia de baja calidad. No serían los proletarios tradicionales ni las clases medias sobreexplotadas. Tampoco una “subclase” ni “la capa inferior de la clase obrera”. Quiere buena parte de las seguridades de los obreros tradicionales pero no quiere una vida laboral como la de sus padres o abuelos. Sus incertidumbres y sus inseguridades son peculiares. Carentes de memoria y consumistas, parecen pijos a ojos de los mayores, a quienes ellos ven como dinosaurios privilegiados.
Aunque los sindicatos no terminen de entenderlo, el precariado existe y tiene rasgos propios, aunque sólo fuera porque lee de una manera diferente su realidad. Son gente formada, a la que le prometieron (en la escuela, en la universidad, en la televisión, en los anuncios, en el ejemplo de los que tienen suerte) un mundo divertido, cómodo y creativo que nunca llega. Son los que han visto cómo la escalera por la que subían ha sido pateada por los que llegaron antes. Pero no parecen tener todavía prisa (como sí la tuvo la clase obrera desde finales del XIX). Son gente con cierta red familiar (que se sostiene crecientemente con los abuelos pero que también está precarizándose), con una formación que les permite soñar con un futuro laboral luminoso (cosa que no haría un proletario tradicional, condenado a un realismo inclemente), son mujeres y jóvenes (en sociedades donde las mujeres están luchando por lograr un espacio de igualdad y diferencia, y donde existe un aumento de la esperanza de vida que alarga la juventud hasta los cuarenta), son receptivos a los mensajes de rebeldía e inconformismo heredados del 68, son urbanitas (resultado del éxodo del campo a la ciudad desde los años 60 del siglo XX) y, por tanto, sujetos a la condición paradójica de estar profundamente conectados a las redes, al tiempo que desconectados del mundo real.
El precariado se diferencia del trabajador “con un puesto relativamente duradero y estable, con jornadas de trabajo fijos y vías bastante claras de mejora, sindicados y con convenios colectivos, cuyos puestos de trabajo tenían nombre que sus padres y madres habrían entendido”. La pregunta casi evidente es: ¿pero de verdad no son el precariado la misma clase proletaria golpeada de siempre? Standing insiste en que son realidades diferentes. En el fondo, lo que está diciendo es que el mundo del Estado social se está marchando. La diferencia entre el precariado y otras formas laborales subalternas no está tanto en su “descenso” laboral, sino en la lectura que construyen del lugar que merecen. El precariado pudo hacer en el oasis socialdemócrata los deberes para estar en otro sitio –por ejemplo, formándose, manejando tecnologías, aprendiendo idiomas, conociendo mundo-. Sin embargo, está abajo. El riesgo de que desprecie al proletario tradicional es alto, igual el de demonizar al inmigrante, al que “parasita los subsidios”, al poligonero o la choni (que están en su mismo lugar pero del que quieren distanciarse). La diferencia está en que unos ven Gandía Shore y otros Juego de tronos. De ahí puede salir un problema que convendría solventar. Los golpeados históricos que desprecian al precariado (siendo ellos mismos precarios) y el precariado despreciando a la capa inferior de la clase obrera. De lo que se trataría es de encontrar la ventana de oportunidad para unir fuerzas.
El precariado tiene un “estatus truncado”. El estatus es el espacio de reconocimiento vinculado a tu trabajo asalariado. Mientras un trabajador con ingresos bajos podía construir una carrera profesional (por limitada que fuera), al precario se le ha negado esa posibilidad. El precario carece de seguridad para emplearse, para mantener el empleo, para hacer carrera, de garantías y seguridad en el puesto de trabajo, para reproducir sus habilidades, de ingresos y para representar colectivamente sus intereses. Carecen de la identidad basada en el trabajo, no tienen memoria social ni la sensación de pertenecer a una “comunidad ocupacional basada en prácticas estables, códigos éticos y normas de comportamiento, reciprocidad y fraternidad”.
La solidaridad entre los precarios es débil. La sensación es de estar siendo maltratados y de enfado ante cómo les va a unos y cómo les va a ellos. El antiguo becario hoy es un simple precario. Por eso hay otros cuatro rasgos novedosos del precario: la aversión (cierta envidia o resentimiento que lleva al desarraigo o al exceso de la autoexplotación). La anomia, esa pasividad nacida de la desesperanza. La ansiedad de saberse siempre al borde del abismo (bastará un error o un golpe de mala suerte para caer al lado oscuro). Es la frustración de saber que se tiene muy poco y que, además, es muy fácil perder lo que se tiene. Por último, la alienación: frustrados profesionalmente, tienen profundas dificultades para desarrollar relaciones de confianza y, al tiempo, escuchan que tienen que ser positivos y sonreír.
El precariado está arrojado al mundo, a merced de una fuerzas –los mercados- contra las que no puede hacer nada sino sumar resentimiento. La política podría ayudar, pero a fuerza de no controlar su destino, de haberse desarrollado en formas de democracia representativa, de ser sujetos de los mensajes constantes que dicen que no hay alternativa, han terminado despreciando la política, perdiendo el único instrumento que realmente podría ayudarles.
El libro deja interrogantes. Standing no critica el capitalismo, sino sus excesos neoliberales. De ahí su propuesta de una “mercantilización total del trabajo” (dando por descontado que quien contrata es porque necesita y va a pagar por ello según las reglas teóricas del “mercado de trabajo”) o que los países ricos se conviertan en “economías rentistas” que inviertan en los países emergentes. Mucho suponer. Igual cuando habla de un precariado bueno –al que atribuye todos las cualidades de una ciudadanía responsable- y uno malo –el que caería en las garras de la derecha populista-. Pero esas cualidades no van a resultar sin más de la condición laboral.
La clase obrera podía asaltar los cielos porque el grueso de la humanidad era trabajadora y el sistema capitalista es un modo de producción sostenido sobre el trabajo ajeno. Pensar revolucionariamente al precariado sin cambiar el capitalismo es un exceso. Un precariado que, de momento, lo que quiere es mejorar sus condiciones de vida. La conciencia será el resultado de las luchas.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada