dimecres, 11 de març de 2015

Las huertas colaborativas

Article publicat a  El Diario.es
Uno de los huertos compartidos tutelados. / Ilustraciones con Lustre
“Tú cultivas, yo te dejo la tierra” es la premisa sobre la que nació Huertos Compartidos, una web que pone en contacto a personas que quieren cultivar un terreno con propietarios que los ceden a cambio de una parte de la cosecha. Tres años después de su puesta en marcha el portal tiene registrados más de 4.000 usuarios y ofrece otras modalidades como los huertos tutelados, de auto empleo o solidarios con el objetivo común de promover una agricultura ecológica en espacios abandonados e impulsar la cultura colaborativa.
Reforesta, una ONG que lleva más de 20 años trabajando por la conservación y recuperación del medio ambiente, fue la impulsora del proyecto. El modelo era una iniciativa muy parecida surgida en Reino Unido,  Landshare , que acumula en todo el país cerca de 75.000 usuarios. “En España había algunas referencias de bancos públicos de tierras pero nada parecido al proyecto inglés”, señala Santiago Cuerda, coordinador de Huertos Compartidos, quien explica que el objetivo principal era generar una red amplia de intercambio y apoyarse en el trueque y la colaboración.
La cesión de los terrenos es gratuita , por un año año, y puede ir renovándose anualmente en función del acuerdo entre propietario y hortelano. El propietario paga el agua y la persona que cultiva los terrenos se hace cargo de todo lo demás, desde la instalación a las herramientas. La cosecha se comparte al 50% o al acuerdo que lleguen entre los dos. “Hay propietarios que quieren menos, o incluso quienes no quieren nada y simplemente buscan que sus terrenos no estén abandonados”, indica Cuerda. La única condición es que el cultivo sea ecológico.

Pago anual por mediación y gestión de contrato

Durante el primer año el hortelano paga a Huertos Compartidos 150 euros, 100 en el segundo y el tercero y los sucesivos están exentos. “Nosotros nos encargamos de ver los terrenos, de hablar con los propietarios, saber las características y sobre todo de tramitar los contratos de cesión de las tierras”, explica el coordinador.
Recientemente han incorporado una modalidad nueva a esta ya existente que llaman Huertos Tutelados  y que va destinada a las personas que no tienen experiencia en el cultivo de tierras. “ Nosotros les facilitamos asesoramiento, les enseñamos de qué manera y cuándo plantar y les prestamos las herramientas”, indica. Suelen ser fincas de media o una hectárea, que parcelan para que puedan ser varios los hortelanos que participen de ella y que ya están labradas y preparadas con riego por goteo. En esta modalidad se suele pagar en torno a unos 30 euros al mes, que puede variar en función de la superficie cultivada y de la zona.
Las personas que cultivan estas tierras, cuenta Cuerda, son hortelanos que emplean la cosecha para consumo propio. Ahora hay funcionando unos 30 huertos compartidos en la modalidad de tutelados. En total, hay registrados más de 250 propietarios de tierras en nueve provincias -desde Córdoba y Sevilla, hasta Asturias, pasando por Madrid o Cuenca- que suman unas 71 hectáreas. Huertos Compartidos también ha comenzado a ofrecer una nueva modalidad que pone en contacto a propietarios con quienes quieren cultivar tierras como forma de auto empleo. Son terrenos mucho más extensos y el hortelano paga un alquiler que acuerda con el propietario.
El propietario de la tierra y el hortelano pueden compartir la cosecha en 50%. / Huertos Compartidos
El propietario de la tierra y el hortelano pueden compartir la cosecha en 50%. / Huertos Compartidos
Otra opción que tienen destinada a asociaciones sin ánimo de lucro y ONG es lo que llaman los  Huertos Solidarios. “Hay propietarios que nos piden que sus tierras tengan algún uso social y por ello las reservamos para proyectos dirigidos a personas en situación especial”, explica el coordinador, quien señala que próximamente empezará a funcionar un huerto en la localidad madrileña de Algete para un centro escolar con necesidades especiales. En esta modalidad, Huertos Compartidos realiza la mediación de forma gratuita.
Cuerda señala que, según datos de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA), se abandonaron en España más de 135.000 hectáreas de cultivo en solo 2011. “Hay un problema con el modelo actual de agricultura, que no acaba de funcionar, y por ello la agricultura ecológica, abierta a la participación de todo el mundo y en la que se priman los circuitos cortos y la organización en grupos de consumo puede darle un uso a esas tierras”, afirma el coordinador.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada