divendres, 8 de juliol de 2016

¿Un ministerio para combatir el cambio climático?

Article publicat a Ethic
Madrid, Valencia, Barcelona o Granada se encuentran en el punto de mira por contaminación


Fundación Renovables: «Desvincular política energética y cambio climático es un lujo que no nos podemos permitir»

Greenpeace: «Tan importante como su estructura, es que entre en la agenda política»

Ecodes: «El ámbito climático es suficientemente complejo para necesitar un ministerio propio»

Equo: «Es necesaria la reforma de la Administración, porque se refleja en todos los órganos del Estado»

«España, el octavo país de la UE con mayor dependencia energética». «El 95% de los españoles respira aire contaminado». «La pobreza energética afecta a más de 4 millones de personas en nuestro país». Tres titulares bastan para lanzar la pregunta: ¿es necesario un Ministerio de Energía y Cambio Climático? Preguntamos a expertos y activistas de distintas organizaciones cuál es su opinión acerca de esta iniciativa propuesta por la Fundación Renovables.


La legislatura más efímera de toda la democracia llegó a su fin el pasado 26 de julio. Tras esta ‘segunda vuelta’, e independientemente de los pactos a los que se lleguen (o no) para formar gobierno, la composición del Parlamento exigirá un mayor diálogo y consenso. También en lo relativo al medio ambiente y la energía, dos conceptos que no han destacado, precisamente, en la campaña electoral.
Distintas organizaciones han sumado sus apoyos a la iniciativa de la Fundación Renovables para que los partidos políticos asuman la necesidad de crear un Ministerio de Energía y Cambio Climático, con todas las competencias en la materia y que lleve a cabo una eficaz Ley de Transición Energética que permita eliminar trabas de todo tipo, que actualmente se interponen en el objetivo de alcanzar un sistema energético eficiente y 100% renovable.
Raquel Manrique, responsable de comunidades de la Fundación, explica los motivos del reclamo: «En la nueva etapa se tiene que aplicar, de forma decidida e inaplazable, una adecuada política energética encaminada a recuperar el grave atraso sufrido en los últimos años para cambiar el actual modelo y avanzar hacia uno sostenible a través del desarrollo de las energías renovables y la racionalización del consumo y del uso de la energía».
Apuntan que serán necesarios compromisos y medidas concretas que permitan erradicar la pobreza energética, que afecta ya a más de 4 millones de personas en nuestro país, y fijar objetivos con carácter vinculante en materia de ahorro y eficiencia energética. Se necesita así mismo una apuesta clara por el desarrollo de las energías renovables, la salida del sistema eléctrico de todas las centrales nucleares y el abandono absoluto de la minería del carbón, acompañado de «planes de transición justa».
central-nuclear-garona-energia-nuclear-contaminacion-cierre
«Es muy importante que estén unidos energía, cambio climático y medio ambiente, en un ministerio fuerte bajo cuyo control entre también la política energética. Y tan importante como su estructura es que la sostenibilidad entre en la agenda política general y de quien gobierne», afirma José Luis García, responsable de Energía de Greenpeace España.
Por ello, uno de los objetivos de la iniciativa es transmitir a la ciudadanía que las limitaciones para su mitigación no son ni económicas ni tecnológicas, sino simplemente políticas, como afirma Mónica Vidal, coordinadora de Cambio Climático de Ecodes: «Desde el sector medioambiental, una de las medidas que proponemos es precisamente la creación de este ministerio. El ámbito climático es suficientemente complejo y transversal para necesitar un ministerio propio, y así se lo hemos transmitido desde Ecodes a los diferentes grupos parlamentarios».
Para la impulsora de la idea, la Fundación Renovables, los partidos políticos no pueden seguir ignorando los riesgos y efectos que el calentamiento global tiene sobre nuestro planeta. «Tras tantos años de desastrosa política energética y de ignorar el desafío del cambio climático, seguir haciendo una mala gestión que desvincule lo primero de lo segundo es simplemente un lujo que no nos podemos permitir», asegura Domingo Jiménez Beltrán, presidente de la Fundación.
Por su parte, desde Equo, su coportavoz Juantxo López de Uralde recuerda que «es necesaria la reforma de la Administración hacia un modelo que impulse la sostenibilidad, porque esa misma Administración se refleja en todos los órganos del Estado. Estamos a favor de un Ministerio de Energía y Cambio Climático, en el cual la lucha contra el cambio climático sea el eje conductor de la política energética».
Tanto por coherencia como por responsabilidad política, los consultados por Ethic coinciden en la urgencia de alcanzar cuanto antes un modelo energético eficiente, inteligente y 100% renovable. «Han de actuar sin dilación y redefinir la estrategia española en materia de energía y cambio climático o, mejor dicho, disponer de una, ya que la actual es inexistente por desnortada y desgobernada –sostiene Manrique–. Tienen que tener voluntad política para hacer algo que está en sus manoscambiar drásticamente nuestro actual modelo energético, principal causa del calentamiento global del planeta, por uno desenergizado y descarbonizado (lo que además acabaría con nuestra dependencia energética y nos ahorraría unas importaciones en combustibles fósiles cuyo coste se equipara al de los beneficios netos del turismo en nuestro país)».
Manrique apremia: «España tiene la oportunidad de cambiar hacia un escenario mucho más ventajoso en todos los sentidos, un Ministerio de Energía y Cambio Climático nos da la clave del cómo. ¿El cuándo? Ya».

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada