dijous, 28 de juliol de 2016

La Fundación Renovables considera que la reducción de emisiones propuesta por la Comisión para España es perjudicial para nuestra economía

Publicat al web de  Fundación Energías Renovables

22 de julio de 2016 -. El miércoles se publicó la propuesta de reparto por país de la reducción de emisiones de Gases de Efecto Invernadero de la Unión Europea para sectores difusos (transporte, edificios, agricultura y residuos). El objetivo común de la UE es reducir un 30% de sus emisiones sobre las que tenía en 2005.
En este reparto, a España le ha tocado un 26%, bastante cerca de la media. La lógica que parece haber seguido la Comisión es exigir más a aquellos países con mayor renta per cápita y exigir menos a los más pobres. Hasta aquí el reparto parece no tener nada de malo o criticable. Sin embargo, la Fundación Renovables considera que la propuesta para España es un objetivo de tan fácil cumplimiento, tan laxo, que puede resultar perjudicial para su desarrollo económico.
Como ya señaló el propio semanario The Economist en 2006 el que la UE se comprometiera a reducir sus emisiones con el Protocolo de Kioto le dio ventajas competitivas con respecto a Estados Unidos (de aquí la fuerte presencia de empresas renovables de la UE, incluyendo españolas, en EEUU) que no se ratificó y la Comisión volvió a insistir en ello al proponer reducciones más estrictas para 2020. Los objetivos más ambiciosos se traducen en innovación y competitividad (además de mejoras ambientales) y los más laxos no.
El 26% de la reducción que se exige a España (desde sus niveles de 2005) casi se ha cumplido en la actualidad. En 2013 la reducción que se había producido era superior al 21% por lo que, pese al aumento de emisiones de los dos últimos años, significaría que Europa le pide a España que reduzca en los próximos 15 años sus emisiones -para sectores tan importantes como el transporte, los residuos, la agricultura y los edificios-  tan solo alrededor de un 5%.
Para la Fundación Renovables, teniendo en cuenta las capacidades de España como país y la obligación y oportunidad de descarbonizar su economía en el medio plazo, cumplir un objetivo tan nimio significará que no se producirá innovación suficiente y que estamos perdiendo el carro del progreso.
Entendemos que en las discusiones de la UE se habrá tenido en cuenta que gran parte de las reducciones se produjeron en España por motivo de la crisis económica y que España tendrá que tener un futuro más halagüeño en crecimiento económico y generación de empleo, lo que no debería significar que el progreso sea en el sentido no deseable de más energía y mas emisiones. Los objetivos marcados desde una Europa de dos velocidades ambientales no van a empujar nuestra economía sino todo lo contrario.
En este sentido, un ejemplo es el sector transporte, más concretamente el del vehículo eléctrico, en el que estamos a la cola de Europa. Si no revertimos este dato en el corto plazo, los productores terminarán migrando a países donde se producen más matriculaciones de vehículos electricos, perdiendo, además de una oportunidad de mejorar la calidad del ambiente y de la vida urbana, un importante motor de creación de empleo.
Desde la Fundación Renovables se señala también que muchas soluciones ya están en marcha y llevarán a reducciones de emisiones más importantes que las que exige este objetivo. Medidas como los planes emprendidos desde los diferentes ayuntamientos de España para reducir la contaminación, fundamentalmente por la obligación de mejorar la salud de los ciudadanos o las políticas de urbanismo y movilidad que reduzcan la necesidad de transporte, acerquen viviendas y puestos de trabajo y mejoren la calidad de vida de todos.
En el sector residuos las mejoras deben ser también importantes. De hecho, estamos obligados a reducir al 10% los residuos urbanos que van al vertedero en 2030 y aumentar mucho los objetivos de reciclado y preparación para reutilización por normativa europea. En un país que está por encima del 50% en residuos a vertedero, cumplir con estos objetivos, exigirá un cambio ambicioso e innovador del sector para trasformar los residuos en recursos (incluyendo sistemas de depósito para asegurar un mayor reciclado y de calidad y posibilitar la reutilización) y entrar en una economía circular con menor consumo de energía y materiales, con innovación a tope en un sector actualmente atrasado.
La Fundación Renovables considera, así mismo, clave para nuestra economía el sector de la edificación. Sólo un 1% de los edificios en España cumple con la normativa más exigente en eficiencia energética por lo que el margen de actuación es enorme. Tenemos un parque que hay que remodelar de manera extensiva (la Comisión plantea como objetivo 2020 en su Hoja de Ruta 2050 para uso eficiente de recursos, el renovar un 2% del parque edificado anualmente, ¡casi medio millón de edificios al año en España)! y lo bueno es que reactivar el sector de un modo sostenible fomentaría la creación de empleo precisamente en el sector en el que más se ha perdido y para muchos años.
¿Por qué entonces la Comisión espera tan poco de nosotros para los próximos 15 años? No se debe tratar de capacidad ni de necesidades sino de que la Comisión, con sus políticas de austeridad, lleva cerrando el grifo a los países del Sur durante años y ha impedido cualquier política de expansión económica, aunque también pudiera ser porque esto es lo que desea nuestro Gobierno en funciones y es lo que ha pedido a la Comisión, como lo ha hecho Polonia, ya que ambos consideran la reducción de emisiones gravosa para el modelo económico insostenible que se quiere seguir propiciando.
La Fundación Renovables denuncia que menores objetivos ambientales, a la larga, perpetúan la brecha, nos condenan. Aquellos países con objetivos más ambiciosos ganarán la batalla de la innovación mientras que los países en los que los objetivos políticos no resulten un desafío, no generarán el tejido productivo de futuro para una economía descarbonizada y estarán  condenados a vivir peor
Señores de la Comisión Europea, España no necesita que sean poco exigentes con sus compromisos ambientales. Lo que este país necesita son inversiones suficientes , eficientes y eficaces, justamente para poder descarbonizar el transporte, la edificación, la agricultura y los residuos como objetivo deseable en sí mismo a todos los efectos y buenos para los españoles

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada