dimarts, 14 d’abril de 2015

La idea de la Renta Básica echa raíces: ¿Dinero gratis para todos? ¡Parece mentira!

Article publicat a   Sin Permiso 

Daniel Raventós · Julie Wark · · · ·
 
05/04/15
Desde Liberia a Tokio, la Nación Cherokee y la vieja Europa, cada vez más personas están hablando sobre la Renta Básica en todo tipo de foros. Si las crisis económicas y ambientales que afectan al mundo han tenido algún efecto positivo, éste sería que las personas se están defendiendo, están resistiendo. Como ha mostrado tantas veces la historia, las personas más necesitadas son las que mejor entienden los derechos humanos (en su ausencia). Desde hace más de tres milenios, los tres principios básicos de los derechos humanos —la libertad, la justicia y la dignidad humana— se han inscrito en barro y piedra, en pergamino y papel, generalmente después de que se ­­­­­­­haya gritado y luchado por ellos en todos los lugares del mundo, en calles, en plazas y en una gran variedad de campos de batalla, desde el monte Vesubio (Espartaco) a los barcos de esclavos. No hay que enseñar estos principios a nadie, porque todos los seres humanos los entienden como sus derechos. En el concepto de «derechos humanos universales», «universal» es redundante ya que el calificativo de «humanos» se refiere a todos los seres humanos. En cualquier caso, los derechos «universales» que se prometieron se dividieron rápidamente más o menos tontamente en diferentes «generaciones» de promesas rotas que flotan por encima y lejos de las instituciones sociales y jurídicas, sin ningún mecanismo de garantía y otorgados en partes por los líderes o, ya muy mutilados, mediante pervertidos mecanismos de humanitarismo y caridad, a pesar de que es obvio que la naturaleza de los derechos humanos teóricamente los distingue de cualquier privilegio confinado a un grupo, clase o casta en particular. En la actualidad, con la escandalosa y creciente brecha entre ricos y pobres, cuando se estima que para el año 2016 el 1% más rico tendrá más propiedades que el resto del mundo, este principio universal es más urgente que nunca.
La Renta Básica es un ejemplo muy práctico de un derecho humano universal. No es sólo una medida económica para erradicar la pobreza, sino un ingreso pagado por el Estado a cada miembro o residente acreditado de una sociedad, sin importar si él o ella desea ejercer una actividad remunerada, si es rico o pobre, independientemente de cualquier otra fuente de ingresos y con independencia de los acuerdos de convivencia en el ámbito doméstico. ¡Oh, pero aclarémoslo una vez más, que el mundo está lleno de malintencionados y demagogos! Sí, aclarémoslo: el hecho de que todas las personas reciban una Renta Básica no significa que todas salgan ganando puesto que los ricos pierden. La forma de financiar una Renta Básica es tan importante como la cantidad que se proponga, y nosotros apoyamos una reforma fiscal progresiva que redistribuya la riqueza de los ricos hacia el resto de la población. Precisamente al contrario de las tendencias del capitalismo contrarreformado que empieza a forjarse ("guerra de clases desde arriba", ¿recuerdan?) a mediados de los 70 del siglo pasado. Al garantizar el derecho más básico de todos, el de la existencia material, se provocarían una serie de beneficios colaterales, como muestran algunos estudios. En el caso del trabajo remunerado, por ejemplo, podría tener un gran impacto positivo, pero no sólo en este aspecto, también en otras esferas. En su destacado aviso sobre el cambio climático Esto lo cambia todo, Naomi Klein aúna elementos de ciencia, de política, de geopolítica, de economía, ideas como el «crecimiento estúpido» y las «estúpidas» ganancias del capitalismo, el «extractivismo», el patriarcado, la psicología, la ética y el activismo —inter alia— como factores que dan forma al futuro del planeta. Llega a la conclusión de que existe una necesidad urgente de valorar el trabajo que actualmente no valoramos y menciona específicamente la Renta Básica, afirmando que «tiene que haber una red de seguridad social más fuerte, porque cuando la gente no tiene alternativas, van a tomar malas decisiones». Para Klein, el carácter «universal» de la Renta Básica implica que podría ayudar a transformar la manera en que tratamos y pensamos acerca de todo nuestro entorno (físico y social) y de todos los que lo comparten.
Después de años con relativamente pocos partidarios, la idea de la Renta Básica se está extendiendo en todo el mundo. En el Reino de España —probablemente «el lugar de la Tierra donde el debate público en torno a la Renta Básica está más avanzado» — después de cinco años de recortes de gasto público, con una demanda deprimida, un desempleo récord, una creciente pobreza y una deuda pública en aumento que se sitúa actualmente alrededor del 100% del PIB, y después de veinte años de discusión en las universidades, movimientos de base y redes sociales, la idea de la Renta Básica finalmente comienza a ser moneda corriente. Aunque Podemos ha retirado temporalmente (quizás no definitivamente, veremos) su propuesta inicial de la Renta Básica a favor del «pleno empleo» (más apropiado, tal vez, para los estados de bienestar de los años cuarenta, cincuenta y sesenta del siglo pasado), o de rentas condicionadas (poca audacia, poca audacia por no decir mojigatería directamente) muchos miembros y simpatizantes del partido son defensores de la Renta Básica. Otras organizaciones políticas que la proponen desde hace algún tiempo son Equo, el Partido Pirata y Bildu (en el País Vasco) y, en Galicia, Anova, mientras que otros partidos defienden proyectos que, sin ser estrictamente una Renta Básica, se acercan a ella.
Un reciente número de la revista de la Red Global de Renta Básica da una idea de la difusión mundial de propuestas que se parecen más o menos cercanamente a la Renta Básica. En Grecia, el nuevo partido en el gobierno, Syriza, ha declarado su objetivo de establecer «un vínculo más estrecho entre la contribución de pensiones e ingresos... y proporcionar asistencia específica a los empleados entre 50 y 65 años, incluso a través de un modelo de Renta Básica garantizada con el fin de eliminar la presión social y la política de jubilación anticipada que carga sobre los fondos de pensiones.» En Finlandia, el 65,5% de 1.642 candidatos para las elecciones parlamentarias del 19 de abril (de un total de cerca de 2.000) apoyan públicamente la propuesta. Chipre ha aprobado una nueva ley que da a las familias pobres un ingreso mínimo garantizado de 480€ al mes. En 2013, un movimiento con base en Suiza pidió una Renta Básica de 2.500 francos suizos al mes y consiguió más de las 100.000 firmas necesarias para forzar un referéndum sobre la propuesta. El noventa por ciento de los miembros del partido de la izquierda-verde de Hungría, Párbeszéd Magyarországért (Diálogo para Hungría), votaron a favor de una Renta Básica a la que tendrían derecho todos los ciudadanos: 80€ al mes para los niños, 160€ para adultos y 240€ para las madres jóvenes. El umbral de pobreza en Hungría se estima en unos 200€ para un adulto. En Portugal, donde la Renta Básica es relativamente desconocida y mal entendida, el partido político LIVRE ha incluido una Renta Básica en su proyecto de programa político para las elecciones de otoño de este año. Al reconocer recientemente que la desigualdad y la justicia social son también temas «verdes», el creciente Partido Verde de Inglaterra y Gales ha anunciado que incluirán una Renta Básica en su manifiesto.
Fuera de Europa, la Renta Básica está logrando apoyos en otros países industrializados, incluyendo Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda y Japón. Alaska es un ejemplo destacado, ya que desde 1982 ha tenido su propia forma particular de Renta Básica, un dividendo incondicional anual pagado de forma individual a todas las personas que han vivido allí durante al menos doce meses (excepto los condenados por un delito grave en el último año). El Fondo Permanente de Alaska (FPA), que consiste en 25% del capital obtenido por la venta o regalías de minerales (petróleo y gas) por parte del Estado, paga la factura. El pago anual se basa en un promedio de los ingresos del FPA de cinco años y ha variado desde los 331,29 dólares de 1984 a los 3.269 dólares en el año 2008, si bien, dadas las particulares características de este fondo, hay años cuya cantidad es menor que la del año precedente. A pesar de que esta «Renta Básica» no implica una reforma fiscal (como proponemos en el Reino de España), sus beneficios son innegables. Alaska es uno de los estados con las tasas más bajas de pobreza en los Estados Unidos y uno de los menos desiguales. En 2009, el beneficio añadió unos 900 millones al poder adquisitivo de los habitantes de Alaska, el equivalente a 10.000 nuevos puestos de trabajo.
La idea de la Renta Básica ha echado raíces en los países del Sur como una medida contra la pobreza, por ejemplo en Brasil, en Namibia y en Sudáfrica. Brasil es el primer país del mundo que ha adoptado una ley (2003) que pide la introducción de una Renta Básica. En Sudáfrica, los sindicatos, algunas iglesias y muchas ONG reivindican lo mismo y, en Namibia, la Coalición del Subsidio de la Renta Básica (dirigido por el Consejo de Iglesias, la Unión Nacional de Trabajadores de Namibia, el Foro de ONG de Namibia, el Consejo Nacional de la Juventud y la Red de Namibia de Organizaciones para el Servicio frente al SIDA) llevaron a cabo un proyecto piloto de dos años (2007-2009) en Otjivero-Omitara, una zona rural de ingresos bajos, donde los 930 habitantes recibieron un pago mensual de 100 dólares namibios cada uno (unos 12,4 dólares estadounidenses). El pago era pequeño, pero los resultados fueron sorprendentes: el número de niños con bajo peso pasó del 42% al 10%; las tasas de abandono escolar se redujeron del 40% a casi el 0%; el número de pequeñas empresas aumentó, al igual que el poder adquisitivo de los habitantes, creando así un mercado para los nuevos productos. Sin embargo, el gobierno de Namibia hasta ahora se ha resistido a introducir una Renta Básica a escala nacional. En Ciudad de México una pensión pagada como un derecho para todas las personas de 68 y más años (unas 410.000) también ha logrado beneficios sociales: aumento de la autonomía y la libertad de las personas de edad avanzada, más respeto en el ámbito familiar, una mayor visibilidad pública, la mejora de la autoestima, una mejor nutrición y salud, y una disminución de la desigualdad social. En 2010, se introdujo una Renta Básica parcial en la India como parte de un proyecto piloto apoyado por UNICEF y desarrollado por el sindicato de mujeres Asociación de Trabajadoras Autónomas (SEWA). Durante un año, 6.000 personas de las zonas rurales de Madhya Pradesh recibieron un pago incondicional, que equivalía a alrededor de 24 dólares estadounidenses al mes para una familia promedio. El proyecto logró una mejor alimentación, salud, educación, vivienda e infraestructura, actividad económica y, sobre todo, nivel de instrucción.
Otras iniciativas, relacionadas con la Renta Básica en la medida en que son «programas de dinero gratuito», han ofrecido pagos únicos a las personas sin hogar en Londres, a los habitantes pobres de un pueblo en el oeste de Kenia, y a niñas y mujeres en Malawi. Todos ellos muestran correlaciones claras entre estos pagos y menores tasas de delincuencia, un descenso de la desigualdad, menos desnutrición, baja mortalidad infantil y menores tasas de embarazo adolescente, menos absentismo escolar, mejores tasas de finalización de la escuela, mayor crecimiento económico o mayores tasas de emancipación. También tenemos el interesante caso de Cherokee, Carolina del Norte (con una población actual de 8.000 personas), donde la Eastern Band of the Cherokee Nation es la propietaria del casino. En 1996, el consejo de la tribu votó para distribuir la mitad de las ganancias del casino de manera uniforme entre sus cerca de 15.000 miembros con el fin de dar a la comunidad una parte de la riqueza conseguida gracias al juego. Los pagos han aumentado de 500 dólares hasta alrededor de 10.000 dólares por persona al año. Jane Costello, un investigador de la Universidad de Duke que ha estado estudiando los efectos de estos pagos en 1.420 niños Cherokee del área durante los últimos veinte años, comparando la vida de los niños pobres que recibieron los pagos con los que no lo hicieron, encontró que, en algunos años, los que recibieron los pagos estaban un grado por delante en la escuela en comparación con aquellos que no lo hicieron, tenían una mejor salud mental en general, y los problemas de conducta de este grupo disminuyeron en un 40% y las tasas de criminalidad en un 22%.
Los programas de Renta Básica «parciales» y las iniciativas de pago único de «dinero gratis» son instructivos porque demuestran que estos pequeños pagos incondicionales pueden lograr grandes cambios en la salud social y mental. Si un pago único no universal puede lograr efectos tan positivos, ¿qué no podría lograr una «verdadera» Renta Básica? Pero, ¿qué es realmente una Renta Básica? Existe mucha confusión. Dentro del Reino de España, por ejemplo, existe una «renda garantida de ciutadania» en el Estatuto de Cataluña, mientras que en otras Comunidades Autónomas aparece como un «salario social» o «Renta Mínima de Inserción». Y ¡mala suerte a favor de la confusión!: en Andalucía y Extremadura llaman Renta Básica, en sus respectivos estatutos de autonomía, a un subsidio para pobres o de insuficiencia de renta. Quede claro: estos subsidios son condicionados para personas por debajo de cierto umbral de ingresos. En sus inicios Podemos propuso una Renta Básica impecablemente definida, pero parece que ahora algunas de sus caras más conocidas, ante el afán de ganar votos como sea (un cálculo que puede resultar contrario al objetivo pretendido), se están encogiendo. Otros partidos —Bildu, Anova y Equo— han propuesto un programa de Renta Básica más cercano a la definición utilizada por la Red Renta Básica. Esta definición coincide con la que fue adoptada en noviembre de 2007 en la Declaración Universal de Derechos Humanos Emergentes, aprobada en el Fórum Universal de las Culturas en Monterrey. La Renta Básica se incluye como un derecho humano en el artículo 1 (3):
El derecho a una Renta Básica o ingreso por ciudadanía universal que garantice a todo ser humano, independientemente de la edad, género, orientación sexual, estado civil o situación laboral, el derecho a vivir en condiciones materiales dignas. Con este objetivo, se reconoce como un derecho de ciudadanía de cada miembro residente en la sociedad un pago en efectivo regular, financiado por las reformas fiscales y cubierto por el presupuesto del Estado, suficiente para cubrir sus necesidades básicas, cualquiera que sean sus otras fuentes de ingresos.
En lugar de ofrecer un derecho a tener cubiertas ciertas necesidades vitales mínimas en casos de pobreza o de alguna catástrofe, el artículo 1 (3) consagra la Renta Básica como un derecho, una garantía permanente de cada persona de poder «vivir en condiciones materiales dignas». Nadie debería ser excluido de participar en la vida social y en el ejercicio de sus derechos y deberes como ciudadano por ser pobre. La Renta Básica concibe este derecho a escala universal, para ricos (recordemos una vez más antes que los demagogos y malintencionados nos suelten los perros: ¡los ricos pierden con un buen sistema de financiación!) y pobres, en países desarrollados o en vías de desarrollo por igual.
Una Renta Básica universal, por encima del umbral de pobreza y para todo el mundo, ofrecería una base para la existencia mucho más firme y autónoma para toda la ciudadanía. La independencia económica proporcionada por una Renta Básica —no se paga a los hogares, sino a los individuos— establecería una especie de «contrapoder» interno que podría fortalecer la posición negociadora de las mujeres, especialmente las que dependen del marido o del cabeza de familia masculino, o aquellas con ingresos bajos por empleos no permanentes, con casos de explotación laboral o a tiempo parcial. Muchos agricultores de los países pobres y trabajadores en los países desarrollados están luchando por sobrevivir. En las economías capitalistas, el desempleo es comparable con la falta de tierras de los pequeños agricultores en las sociedades agrarias, porque ambas economías se caracterizan por el desposeimiento de tierras y otros medios de producción. El desposeído debe entonces vender su fuerza de trabajo, por lo general en condiciones semiesclavas para poder subsistir. Una de las características básicas del funcionamiento económico actual es el gran poder del capital para poner a la población trabajadora en cintura. Detrás de esta capacidad disciplinaria se encuentra la existencia de una gran parte de la población desempleada. Cuando la posibilidad de despido se vuelve cada vez más grande, la población trabajadora debe aceptar cada vez peores condiciones laborales impuestas por las empresas que tienen en su poder las condiciones de la existencia material de la clase trabajadora. En una situación cercana al pleno empleo (masculino, en realidad), cuando existió, el poder de los empresarios se redujo. Una Renta Básica representaría una herramienta eficaz para contrarrestar el poder disciplinario del capital y haría que dejar el mercado laboral fuera una opción viable. Aunque pueda parecer paradójico a primera vista, muchos sindicatos (con honrosas excepciones) no han logrado comprender la enorme capacidad de la Renta Básica para socavar la disciplina que el capital impone en una situación de desempleo generalizado.
En los países pobres esta posibilidad de organización no vasalla de la fuerza de trabajo podría crear redes alternativas de producción al mismo tiempo que podría proteger las formas de vida tradicionales. Por ejemplo, un grupo de pequeños agricultores podría comprar un tractor para aumentar la producción de alimentos y un camión para llevar sus productos al mercado. Esto supondría ampliar las redes productivas y fomentar el desarrollo sostenible de la comunidad, que posteriormente daría a los aldeanos una herramienta más eficaz para reclamar una infraestructura básica o mejorada, por ejemplo escuelas, clínicas médicas, carreteras y puentes. En una situación de post-conflicto bélico, una Renta Básica también tendría efectos beneficiosos al permitir un retorno a las formas tradicionales de producción basadas en la comunidad y, gracias a ello, la reintegración de las personas, lo que ayudaría a distender el potencial de violencia que estalla periódicamente y de forma dramática, sobre todo entre los jóvenes desarraigados que no tienen oportunidades de trabajar remuneradamente, o porque los evidentes signos de aumento de la desigualdad social en una sociedad traumatizada son un detonante permanente cuando existe un sentimiento generalizado de injusticia. Con grandes desigualdades, conocido y estudiado es, la gente no es feliz o lo es menos que en condiciones de menores desigualdades. La seguridad alimentaria es de vital importancia. Una cuestión tan básica como una dieta equilibrada podría verse favorecida en gran medida, por ejemplo, si la gente pudiera transportar verduras hacia la costa y pescado a los pueblos del interior. Simplemente esta posibilidad podría marcar una diferencia notable en la salud general de la población. El desarrollo económico se logra de una forma más efectiva mediante la ruptura de lazos de dependencia y con la promoción de iniciativas productivas sólidas, tanto a nivel individual como grupal, proyectos que se conciben y planifican dentro de la sociedad frente a los esquemas —a menudo tremendamente inapropiados— que se imponen desde las agencias de ayuda exterior.
Una Renta Básica no es difícil de financiar, tal y como ha demostrado un exhaustivo estudio reciente para Cataluña. Otra investigación desarrollada recientemente para el conjunto del Reino de España con una metodología muy parecida y a partir de una muestra de casi 2.000.000 de ejemplares del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas, demostró que una Renta Básica de casi 7.500€ al año (y una quinta parte para los menores de dieciocho años) podría financiarse sin tocar ningún servicio social y, además, se ahorraría una gran cantidad de los costes administrativos y las prestaciones sociales con costes menores, las cuales serían eliminadas. Más concretamente, una persona que recibe una pensión de 1.500€ al mes recibiría la misma cantidad (650€ de Renta Básica y 850€ en concepto de pensión), pero la persona que actualmente recibe una asignación pública monetaria de 400€ recibiría 650€, más de un 60% adicional. Estos dos estudios se basan en un sistema de redistribución de impuestos progresivos sobre la renta donde el 20% más rico financiaría fundamentalmente la Renta Básica, aunque también la recibirían. ¡Los ricos reciben la Renta Básica, pero no ganan, repetimos de nuevo! El 70% de la población con las rentas más bajas ganaría; un giro radical de la situación actual. La introducción de una Renta Básica no es un problema económico, sino político.
Cada región y cada país son diferentes, pero la financiación básicamente debería traducirse en cambios en las prioridades presupuestarias, en la reforma de los sistemas fiscales y los impuestos especiales sobre los productos de lujo, los vehículos, el alcohol o el tabaco, o sobre las transacciones financieras, por ejemplo. Con ello se conseguiría una reducción sustancial de la desigualdad de la distribución del ingreso y una mayor sencillez y coherencia interna en los sistemas fiscales y prestaciones sociales. La Renta Básica no es una pócima curalotodo que resolverá todos los problemas sociales y económicos del mundo, pero significaría una expansión de las oportunidades para que la gente participe en las actividades productivas, un aumento de la inclusión social dentro de comunidades más fuertes, una mayor participación política y social, y una importante reducción de la pobreza y los problemas con ella relacionados. La Renta Básica no es "una política económica" sino que forma parte de una política económica y de un proyecto global cuyo objetivo es garantizar y fortalecer la existencia material de toda la población. Es una forma de propiedad inclusiva y garantizada institucionalmente, que también puede ser vista como una especie de indemnización por los errores del pasado y del presente, ya que exige a los ciudadanos más privilegiados contribuir para lograr el derecho de existencia para todos. Aquí reside el principal obstáculo político para la Renta Básica. Efectivamente, garantizar la existencia material a toda la población es algo por lo que vale la pena luchar. Aunque tenga, o precisamente por esta razón, tintes subversivos.
(A partir de la buena traducción realizada por David Torres, los autores han introducido algunas modificaciones y pequeñas ampliaciones de la versión original en inglés con la esperanza de que puedan ayudar a aclarar algún aspecto y facilitar así la lectura).
Daniel Raventós es profesor de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Barcelona, miembro del Comité de Redacción de SinPermiso y presidente de la Red Renta Básica. Es miembro del comité científico de ATTAC. Su último libro es ¿Qué es la Renta Básica? Preguntas (y respuestas) más frecuentes (El Viejo Topo, 2012). Julie Wark es autora del Manifiesto de derechos humanos (Barataria, 2011) y miembro del Consejo Editorial de SinPermiso.

Traducción para www.sinpermiso.info: David Torres Pascual

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada