divendres, 19 de juny de 2015

¿Es “Podemos” un Euro-Peronismo?


Per Joan Martínez Alier

 Resultado de imagen de podemos
En un interesante libro recién publicado por la editorial Icaria en Barcelona de incisivas conversaciones entre Iñigo Errejón, dirigente de Podemos, y Chantal Mouffe (politóloga, co-autora y compañera de Ernesto Laclau), ella le reprocha que el empeño de situarse en el “centro del tablero” en vez de presentarse públicamente como un “populismo de izquierda”, puede difuminar la imagen de Podemos. En efecto, un año tras la muerte de Laclau (y sin saber qué hubiera recomendado él mismo a Podemos), vemos que de las propuestas en el programa de Podemos de mayo de 2014 para las elecciones europeas y de sus discursos iniciales, cayeron las principales: la Renta Básica universal no condicionada, una Auditoría de la Deuda que tuviera dientes, una política económica que sea a la vez ecológica (nacida del Círculo 3E: Energía, Economía, Ecología), el derecho de autodeterminación de las naciones o nacionalidades que componen el estado español, y últimamente también la posición republicana (Iñigo Errejón elogia al joven rey, cuya familia despide olor a corrupción). Así, frente a los estruendosos silbidos al rey y al himno real de noventa mil vascos y catalanes en la final de la copa española de fútbol en Barcelona el 30 de mayo, Podemos dijo tímidamente que fue una “situación incómoda”, sin sacar ningún jugo político.

Chantal Mouffe le pide amistosamente a Errejón más claridad. Le recuerda que hay populismo de derecha (Le Pen en Francia) y puede haberlo de izquierda. Que reivindique el populismo, pero de izquierda.  El Peronismo fue catalogado por Laclau como un “significante vacío”, que podía llenarse en su expresión más propia con elementos nacional-populares (como los Kirschner) pero que ha sido compatible con montoneros de extrema izquierda y con el neoliberalismo de Menem. Los “significantes vacíos” del populismo pueden llenarse con cualquier cosa. ¿Con qué los va a llenar Podemos?

El peronismo hasta llegó a ser neoliberal con Carlos Menem. Es como el APRA en Perú, un partido al que los militares impedían que ganara. Con Alan García, fue neo-liberal pero queda un rescoldo nacional-popular. En Ecuador, Correa es otro caso de peronismo: empieza en la izquierda, va al centro, crea sindicatos y confederaciones indígenas “correístas”, fortalece el estado y reparte mientras pueda las rentas del petróleo.

Los sucesivos golpes militares impedían que el Peronismo llegara al poder electoralmente, o sea que no puede criticarse al peronismo de antidemocrático. Más bien, lo contrario. El peronismo consiguió atraer permanentemente a las masas obreras y populares a la vida política argentina, en una época de bonanza económica. Para Ernesto Laclau,  pensador de origen marxista e inicial militancia trotskista, esa adhesión obrera y popular al Peronismo que incluía hasta un cierto elemento erótico hacia la persona de Evita Perón, presentaba un problema teórico de gran magnitud. ¿Cómo había logrado Perón una hegemonía política en Argentina abarcado diversos grupos sociales incluida la clase obrera? El joven Iñigo Errejón es lector fiel de Laclau, quien mantuvo durante 50 años el empeño profesional, personal y político por explicar el fenómeno populista en América Latina. “Populismo” se usa aquí en el buen sentido de la palabra, como una forma política realmente existente, más democrática que los regímenes oligárquicos o caciquiles, o que los golpes militares que han sido realmente las alternativas en Argentina, como también en Ecuador o Bolivia, que hoy gozan de gobiernos del tipo peronista.
 “Podemos” es un nuevo partido político que se quiere nutrir de votos del PSOE, de los post-comunistas de Izquierda Unida (de donde procede Pablo Iglesias) y de los abstencionistas y de otros partidos, los que sea. Las encuestas le daban un 25 por ciento de los votos en España en enero de 2015 pero posteriormente ha bajado a un 15 por ciento, en promedio, en las elecciones municipales y regionales de mayo de 2015. Puede subir otra vez.
Perón se afirmó en sus orígenes destruyendo otros sindicatos anteriores, y simplificando la elección política y al mismo tiempo volviéndola antagónica. Esa es doctrina explícita de los dirigentes de Podemos. “Braden o Perón”, fue el slogan en 1945, donde Braden era el embajador de Estados Unidos y empresario minero transnacional. “La Revolución Ciudadana contra los Pelucones”, proclama Rafael Correa. La Gente contra la Casta, ha sido el slogan de los politólogos que dirigen Podemos. O “están los de arriba y estamos los de abajo, que somos más”. Advertencia: nunca hables de derecha e izquierda, colócate “en el centro del tablero”. Tal vez preparan ahora otro eslogan aglutinador: “la Patria contra Merkel”. La Patria, caramba. ¿Quiere Podemos cambiar, continuar o simplemente remozar el régimen de 1978? ¿Apoya a los pujantes nacionalismos periféricos o está al servicio del estado español? Sobre esto, el libro de Errejón y Mouffe apenas dice nada.
---------
Joan Martínez Alier
ICTA-Universitat Autònoma de Barcelona
08193 Spain

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada