diumenge, 8 de gener de 2017

La deuda mundial equivale al 327% del PIB global, más de 208 billones de euros

Diversos billetes y monedas de euro. EFE


Article publicat a El País

En los nueve primeros meses de 2016, el déficit se incrementó en 11 billones de dólares

Madrid
La deuda global ha llegado a superar los 217 billones de dólares (208 billones de euros). Esta cantidad, que agrupa lo que deben las empresas, los hogares y los gobiernos, ya equivale a un 327% del producto interior bruto de todo el mundo, según el Instituto Internacional de Finanzas (IIF). En los nueve primeros meses de 2016, el incremento fue de 11 billones de dólares. Los analistas de IIF advierten en su informe que los planes de estímulo fiscal anunciados pueden suponer un encarecimiento de la financiación.
Gobiernos, empresas, financieras y no financieras, y familias de todo el mundo siguen aumentado sus niveles de deuda. El protagonismo en los nueve primeros meses de 2016 corresponde, especialmente a los Gobiernos. Son ellos quienes más han contribuido a que aumente la montaña de pasivos sobre la que se asienta la economía mundial. De los 11 billones de aumento, 5,3 corresponden a ellos. Les siguen las empresas no financieras, que aportaron 3,6 billones al crecimiento.
Las posiciones se invierten cuando se habla de la cantidad total. En este caso, las empresas cargan con deudas por 63 billones mientras que los Gobiernos lo hacen con 60 billones.
Señala el IIF en su informe que un aumento de los intereses podría suponer un problema con los niveles de deuda actuales, más si se tiene en cuenta que la previsión para 2017 es un aumento de las políticas de estímulo fiscal (Donald Trump ha anunciado que pretende lanzar un plan de inversiones y aumentar el gasto militar). “El estímulo fiscal previsto podría aumentar las presiones sobre el coste de los préstamos, lo que generaría preocupaciones sobre la sostenibilidad de la deuda”, analizan los analistas de este lobby bancario mundial.
También apuntan que en un entorno de débil crecimiento y todavía una baja rentabilidad corporativa, un dólar más fuerte, sumado a la creciente rentabilidad de la deuda soberana, los mayores costes de cobertura y el deterioro de la solvencia de las empresas “representan retos significativos, particularmente para los gobiernos y empresas con pesadas necesidades de refinanciación”, señala el informe.
Añaden los analistas de IIF que un cambio hacia políticas más proteccionistas podría sumar problemas en los flujos financieros globales. En este punto se detienen en la importancia de la City de Londres —donde está su sede— en la emisión de deuda y derivados, las actuales incertidumbres sobre el Brexit pueden implicar riesgos adicionales, incluyendo un alza de los costes de financiación.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada