diumenge, 18 de setembre de 2016

El camino del sembrador: la senda del futuro

Traducció quasi automática  de l'entrada al bloc de Ugo Bardi   Cassandra's Legacy
 
Nuestro artículo "El camino del sembrador" ha sido publicado en la revista   IOP Environmental Research Letters journal. Es un intento de cuantificar los límites físicos de la transición energética a partir de fósiles a las energías renovables.

El título del artículo se inspira en una estrategia bien conocida por los antiguos agricultores, el hecho de que tenían que guardar algo de su cosecha actual para la siguiente;  origen del dicho común "no comas tu semilla de maíz!"

A partir de esta antigua sabiduría, hemos realizado un cálculo cuantitativo de la cantidad de "semillas" que necesitamos en forma de combustibles fósiles con el fin de tener suficiente energía para construir una nueva "cosecha" de energía renovable que pueda sustituir a la antigua. Todo ello sin emitir más CO2 del permitido sin sobrepasar  el límite de 2 ° C y sin que nadie qued excluido.

Por supuesto, se trata de un cálculo que depende de muchos parámetros discutibles, pero se ha hecho todo lo posible para permanecer dentro de una consideración realista, sin pedir milagros tecnológicos o reducciones drásticas de la población humana. Asumimos las tecnologías actuales y que la curva de la población seguirá  las proyecciones de la ONU. Al mismo tiempo, reconocemos que el crecimiento perpetuo es un sueño que sólo los locos o los economistas pueden creer que es posible. Asumimos que la humanidad se va a mover  gradualmente hacia una estabilización de la economía y de la población con  un nivel de energía per cápita suficiente para sobrevivir.

Esto es  posible. Aquí están los principales resultados del documento:



Como se puede observar, asumimos  un rápido crecimiento de las energías renovables basándonos, en un principio, en la utilización de la  energía fósil, pero en las últimas etapas de la transición dependiendo cada vez más  de la energía renovable para continuar el proceso y eliminando de forma  gradual los combustibles fósiles para llegar a su completo abandono  alrededor de 2060. En este escenario, las emisiones no exceden el límite COP21.

Por lo tanto, nuestros cálculos no confirman la hipótesis más pesimista de los que ven a la humanidad  condenada. Al mismo tiempo, no confirmamos las suposiciones demasiado optimistas de algunas personas que ven la transición como una cosa  fácil de realizar. No lo será. Si queremos conseguirlo, tendremos que pagar un alto precio por ello y comenzar a pagar desde ahora mismo. Tenemos que intensificar las inversiones en la  nueva infraestructura energética de al menos un orden de magnitud. No es fácil, teniendo en cuenta el estado actual del debate, pero tampoco es imposible. Es un gran reto, pero todavía hay una oportunidad para un futuro mejor para todos los que deseamos tomarlo.

El artículo es de libre acceso en IOP Environmental Research Letters.



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada