dilluns, 18 d’abril de 2016

Por qué en Silicon Valley se están planteando la renta básica (y por qué tiene sentido)

Article publicat a La Vanguardia que mostra diferents aproximacions a la Renda Bàsica amb significats també diferents i que poden portar confusió:

  • La renda que només es cobra en cas de pèrdua de feina no és una Renda Bàsica com a tal sinó una Renda Garantida, que no resol ni la trampa de la pobresa i la de la precarietat ja que no incita a la cerca activa de treball per por a perdre aquest ajut si se’n  troba.
  • La renda bàsica que substitueix a tots els serveis bàsics propis del estat del benestar defensada per Milton Friedman o per el partit de  Ciutadans que pot portar a agreujar encara més els problemes de desigualtat social que ja tenim.
  • La Renda Bàsica Universal és una renda que ha de cobrar tothom, sigui ric o pobre, com un dret universal més de la societat del benestar, com ara l’ensenyament, o la sanitat i que assegura un ingrés mínim per a la subsistència. Lògicament aquesta renda s’ha de finançar mitjançant un reforma del sistema impositiu amb l’objectiu d’aconseguir una millor redistribució de la renda i una major igualtat. El resultat de la  Renda Bàsica no és fer-nos més rics ( la majoria de la gent que vivim amb un sou mig no notaríem la diferència) , sinó garantir el mínim vital, aconseguir una societat més igualitària i apoderar al ciutadà donant-li una millor llibertat per realitzar el seu projecte de vida. 

Tres teorías económicas que dibujan cómo puede ser nuestro futuro

Por qué en Silicon Valley se están planteando la renta básica (y por qué tiene sentido)
Ilustración del centro comercial de Silicon Valley (Charles Harker - Getty Images)




El concepto económico de renta básica lleva algunos siglos en debate. En la mayoría de países es una teoría descartada, pero la crisis económica y las posturas de partidos como Podemos han hecho que este debate se haya instalado de nuevo en España en los últimos años.
Sin embargo, ha surgido una zona geográfica en la que el discurso de la renta básica está empezando a coger un nivel de probabilidad y popularidad cada vez más alto. Se trata de Silicon Valley, la meca mundial de la tecnología y de empresas como Google, Facebook, Apple, Amazon o Twitter.
El debate aparentemente reservado a la izquierda resurge en un territorio marcado por el liberalismo económico”
Pero, ¿cómo se explica ese resurgimiento del concepto? ¿Por qué un elemento económico aparentemente reservado a la izquierda y cuyo debate ha fracasado en medio mundo resurge ahora con fuerza en Silicon Valley, un territorio marcado por el liberalismo económico?




Atardecer en Silicon Valle, la meca de la tecnología
Atardecer en Silicon Valle, la meca de la tecnología (Getty)
¿Te quitará tu empleo un robot?
El debate de la renta básica surge cuando aparece una de las preguntas que más se comenta en Silicon Valley y que más atemoriza a los teóricos laborales en los últimos años: ¿te quitará tu empleo un robot?
Lo cierto es que, aunque el debate viene de lejos, no parece que aún se haya llegado a una conclusión clara, ya que todos los cálculos sobre el verdadero impacto que puede tener la automatización del trabajo no dependen de datos reales y fidedignos, sino de las teorías particulares de cada cual.




En el debate sobre si los robots nos quitarán el empleo hay dos posturas: los apocalípticos y los entusiastas
En el debate sobre si los robots nos quitarán el empleo hay dos posturas: los apocalípticos y los entusiastas (CC)
El debate sobre los robots y el empleo se divide, muy grosso modo, en dos posturas.
1. Los apocalípticos.
Por un lado tenemos a los que consideran que la automatización de ciertas tareas laborales tendrá un impacto tremendamente negativo sobre el empleo, destruyendo puestos de trabajo que serán ocupados por robots y que dejarán a millones de personas sin oportunidades laborales.
Para defender esta teoría los más apocalípticos recurren a estudios comoThe future of employment , un análisis en el que varios investigadores de Oxford aseguran que el 47% de los empleos está en riesgo de desaparición.
El estudio ‘The future of employment’ asegura que el 47% de los empleos está en riesgo de desaparición”
Por ello, aseguran que la automatización del trabajo no sólo va a afectar a los empleados de nivel bajo, sino también a los de un nivel de cualificación media.
Frente a anteriores revoluciones industriales, que acabaron con los empleos de nivel bajo existentes pero crearon otros nuevos y adaptados, los grupos que temen esta nueva automatización del empleo aseguran que, en este caso, los agentes disruptores (robots) no sólo dejarán sin ocupación al empleado que trabaja con su mano de obra, sino también al que lo hace con su cerebro.
Los más negativos aseguran que, a diferencia de otras revoluciones, los robots ocuparán los trabajos manuales y también los que requieren el cerebro”
2. Los entusiastas.
Por otro lado, sin embargo, se encuentran gran parte de los entusiastas de la tecnología y empleados de este tipos de empresas, que vaticinan lacreación de empleos nuevos y diferentes.
Para ello recurren a anteriores revoluciones industriales: y es que en aquellos contextos se destruyeron puestos de trabajo, sí, pero los empleos destruidos fueron sustituidos por otros nuevos.




Los más entusiastas vaticinan la creación de empleos nuevos que aún no conocemos
Los más entusiastas vaticinan la creación de empleos nuevos que aún no conocemos (Kelvin Murray - Getty)
Para los defensores de esta teoría, por tanto, no hay motivo para el alarmismo. El operador de una fábrica podrá ser sustituido por un robot, pero seguramente luego pueda trabajar, por ejemplo, en el ensamblaje y fabricación de nuevos robots.
El operador de una fábrica será reemplazado por un robot, pero podrá trabajar en el ensamblaje de nuevos robots”
Como vemos, a menudo las posturas frente a esta pregunta no sólo dependen de los datos o previsiones, sino también de la voluntad ideológica de cada cual.
Si nos moviésemos en extremos, diríamos que los luditas tecnófobos están aterrados por la posibilidad de irse al paro, mientras que los tecnófilos que trabajan en internet están convencidos de que los robots generarán nuevosempleos que aún no somos capaces de imaginar.




Imagen de ‘Tiempos modernos’, de Charles Chaplin, un icono de la Revolución Industrial
Imagen de ‘Tiempos modernos’, de Charles Chaplin, un icono de la Revolución Industrial (Max Munn Autrey - Getty Images)
En este punto, y ante el peligro de que personas desempleadas no puedan volver al mercado laboral, nos encontramos con tres tipos de defensores de la famosa renta básica. Algunos de ellos desde posturas ideológicas muy enfrentadas o incluso contradictorias, pero sus diferencias de criterio merecen que se les preste atención.
1. Paul Graham: “Una renta básica para el que sea sustituido por un robot”




$imageCaption
Una de las voces más escuchadas es la de Paul Graham, un inversor de compañías tecnológicas en Silicon Valley y fundador de YCombinator, una de las aceleradoras de startups con más renombre de la zona.
Para Graham, la automatización del trabajo, efectivamente, representa un gran peligro para el empleado de baja cualificación, que no sólo será sustituido por un robot –más eficiente que él–, sino que además tendrá serias dificultades para volver al mercado laboral a menos que aumente su cualificación académica o técnica.
Por ello, el inversor apuesta por el establecimiento de una renta básica para todas aquellas personas que, de manera objetiva, hayan perdido su empleo a causa de la automatización y vean muy complicada su reinserción laboral. De hecho, la aceleradora de Graham ha creado un equipo específico que se va a encargar de estudiar y analizar el modelo de renta básica y si podría ser aplicada a ese tipo de personas.
Graham ha creado un equipo específico para estudiar el modelo de renta básica”
Las teorías de Paul Graham sobre la renta básica no han pasado desapercibidas ni en Silicon Valley ni en todo Estados Unidos, donde sus ideas están recibiendo tantos elogios como críticas. Según una encuesta llevada a cabo por el matemático Greg Berensteinla mayoría de los fundadores, accionistas y directivos de las grandes compañías tecnológicas están a favor de las teorías de Graham e incluso apoyan el establecimiento de la renta básica.
Pero, ¿cómo puede ser esto? ¿Por qué grandes fortunas apoyan las ideas de Graham? ¿Cómo puede explicarse que una teoría tradicionalmente de izquierdas como la renta básica sea respaldada por los mayores representantes del capitalismo liberal dentro del mundo tecnológico?




¿Cómo se explica que los mayores representantes del capitalismo defiendan una medida aparentemente de izquierdas?
¿Cómo se explica que los mayores representantes del capitalismo defiendan una medida aparentemente de izquierdas?
¿Es la renta básica una medida capitalista?
La respuesta es más sencilla de lo que parece: según los detractores de Graham, su propuesta de renta básica, en realidad, no es más que un complemento perfecto para el capitalismo y el liberalismo económicomás agresivo que en ocasiones se defiende desde las grandes fortunas de Silicon Valley.
Y es que, según los críticos de Graham, si las personas de bajos o nulos ingresos acceden a una renta básica que les permita pagarse lo necesario para vivir, se generarán dos problemas.
Según los críticos, la renta básica podría aumentar aún más la desigualdad económica”
En primer lugar, que esas personas quedarán condenadas a una precariedad casi eterna, ya que la renta básica los dejará anclados en un sistema económico en el que serán incapaces de ascender socialmente.
En segundo lugar, porque el sistema generado haría que las grandes compañías tecnológicas tuvieran aún más poder y que las grandes fortunas se incrementasen. Según estas teorías, la renta básica de Graham,como él mismo ha llegado a reconocer, busca acabar con la pobreza extrema, pero nunca con la desigualdad económica.
Para defender esta teoría, los que critican la renta básica desde la izquierda acuden a un gráfico demoledor: el que demuestra el progresivo distanciamiento entre la productividad laboral y los ingresos medios desde que los desarrollos tecnológicos empezaron a cobra protagonismo en Estados Unidos.
Como vemos en el gráfico de arriba, la productividad laboral y los salarios comenzaron a avanzar a la par en Estados Unidos tras la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, a partir de los años 80, y con la progresiva popularización de la tecnología, ambos índices comenzaron a separarse hasta la situación actual.




$imageCaption
2. Federico Pistono: “Los robots te quitarán el empleo, pero no pasa nada”
En un extremo de pensamiento alejado del de Paul Graham se encuentra otro defensor de la renta básica. Se trata de Federico Pistono, unemprendedor y experto en automatización laboral que defiende la existencia de una renta básica universal e incondicional desde otra postura ideológica: el libertarismo económico prácticamente al margen del Estado.
Así lo explica:
Pistono tampoco tiene dudas respecto a los robots y asegura que, efectivamente, acabarán con un elevado porcentaje de los empleos de baja cualificación que existen ahora mismo. Sin embargo, eso no le parece mal. En su libro Robots will steal your job, but that’s ok (Los robots te quitarán el empleo, pero no pasa nada), Pistono asegura que la automatización del trabajo acabará con un sinfín de problemas y preocupaciones actuales.
Para Pistono no tiene sentido que gran parte de nuestras preocupaciones diarias estén centradas en nuestro trabajo o en si llegaremos a fin de mes”
Para Pistono, no tiene ningún sentido que gran parte de nuestras preocupaciones diarias estén centradas en nuestro trabajo, en nuestros ingresos o en si podremos pagar el alquiler el mes que viene. Por ello,defiende la existencia de una renta básica universal e incondicional (no vigilada por el Gobierno).
Por tanto, no es que Pistono defienda una serie de ingresos para los excluidos del sistema laboral, sino una renta universal para que cualquier ciudadano pueda vivir dignamente sin verse atado a un empleo que le haga pagar las facturas. En este contexto, según él, cada ciudadano podría dedicarse a lo que realmente le proporcionase una satisfacción y fuera útil para el resto de la sociedad.
¿Qué es más caro, pagar una renta básica o los programas de ayuda social?”
Para Pistono, esta teoría no es ni utópica ni mucho menos cara. Según él, la existencia de la renta básica haría que los gobiernos estatales eliminasen el resto de programas de ayuda sociales (ayudas de desempleo, programas contra la exclusión social, etc.), que, según Pistono, son mucho más caros e ineficientes que la renta básica.
De hecho (y aquí es donde su propuesta evidencia su parte polémica), Pistono defiende que la existencia del Estado en la renta básica sea nula, más allá de dar el dinero de forma incondicional. Y es que, al no existir condiciones para recibir la renta básica, el Estado no tendrá que gastar dinero en controlar el cumplimiento de esas condiciones y su labor será prácticamente inútil.




$imageCaption
3. Paul Mason: hacia un mundo sin trabajo (y más feliz)
¿Hay un punto intermedio entre el capitalismo agresivo de Paul Graham y el libertarismo de Federico Pistono? Sí lo hay, y está representado por elperiodista británico Paul Mason.
Mason es el actual coordinador de economía de Channel 4 News y procede del marxismo más intelectual. De hecho, The Guardian lo califica como el digno sucesor de Karl Marx , aunque, en realidad, Mason incluye algunas ideas liberales entre sus teorías sobre el futuro del trabajo a nivel mundial.
El capitalismo sobreexplota a los trabajadores y consume muchos recursos naturales”, defiende Mason
En su libro Postcapitalism, el periodista defiende una llamativa teoría: en el contexto actual, el capitalismo está a punto de colapsar.
Para Mason, la sobreexplotación del trabajo (y sus trabajadores), el elevadísimo consumo de recursos naturales y el establecimiento de un sistema económico que maltrata a los trabajadores, entre otros factores, han provocado que el capitalismo haya llegado a un punto de no retorno que sólo puede terminar de una manera: con su destrucción.




“El capitalismo tiene a los ciudadanos atados a un empleo que apenas les da un techo y una comida”, denuncia Mason
“El capitalismo tiene a los ciudadanos atados a un empleo que apenas les da un techo y una comida”, denuncia Mason (John Holcroft - Getty)
Pero, ¿en qué consistirá el postcapitalismo? Según Mason, en la desaparición de todos los trabajos innecesarios que el neoliberalismo ha creado para tener a los ciudadanos atados a un empleo que a duras penas les dará un techo y una comida.
El periodista parte de teorías de izquierdas, pero es un entusiasta de la automatización del empleo como forma de liberar a los ciudadanos de la presión del trabajo, los ingresos y la necesidad de llegar a fin de mes.
Robots para acabar con el capitalismo
Los robots, según Mason, serán vitales para que abandonemos el capitalismo en favor de un sistema económico, a su juicio, más justo.




Los robots serán claves para que abandonemos el capitalismo hacia un sistema económico más justo, según Mason
Los robots serán claves para que abandonemos el capitalismo hacia un sistema económico más justo, según Mason (CC)
El periodista es uno de los mayores creyentes en The future of employment , mencionado al principio de este reportaje, y su teoría es la siguiente: efectivamente, la automatización del trabajo podría acabar con el 47% de los empleos actuales, pero eso no tiene por qué ser malo en absoluto, incluso si esos trabajadores en paro no consiguen un nuevo empleo.
Para Mason, la desaparición de puestos de trabajo es una estupenda noticia por un motivo claro: la tecnología no sólo está haciendo que los precios de los productos bajen, sino que también acaba consiguiendo que nuestras necesidades de consumo vayan bajando.
La tecnología hace que bajen los precios y nuestras necesidades de consumo”
Un ejemplo: la automatización del empleo puede hacer que pierdan el trabajo muchas personas que se dediquen a fabricar coches, pero, en realidad, ¿no estamos yendo hacia un mundo en el que cada vez necesitamos menos coches?
Es ahí donde, para el periodista, podría tener sentido el concepto de la renta básica. Porque por mucho que reduzcamos nuestras necesidades económicas, estas nunca llegarán a cero, con lo que la renta básica ayudaría a que el ciudadano medio pudiese vivir de manera medianamente desahogada sin la preocupación de conseguir un trabajo asfixiante para llegar a final de mes de cualquier manera.




Perderán el trabajo muchas personas que se dedican a fabricar coches, pero ¿no estamos yendo hacia un mundo en el que cada vez necesitamos menos coches?
Perderán el trabajo muchas personas que se dedican a fabricar coches, pero ¿no estamos yendo hacia un mundo en el que cada vez necesitamos menos coches?
La tecnología podría hacer que no necesitemos tanto dinero y que el trabajo tienda a cero”
La visión de Paul Mason puede parecer utópica –y quizá lo sea–, pero en realidad se inserta dentro de las posturas del decrecentismo económico de la izquierda ecologista.
Una izquierda decrecentista, por cierto, que poco a poco va siendo más común en Silicon Valley, donde cada vez más ingenieros retoman y transforman ciertas ideas de los 60 para asegurar que, a día de hoy, la tecnología puede hacer que consumamos menos recursos, que se produzcan menos emisiones contaminantes, que la mayoría de bienes se fabriquen solos y que los precios de los productos bajen.




Imagen del retrofuturismo japonés de mediados del siglo XX
Imagen del retrofuturismo japonés de mediados del siglo XX
En definitiva, que la tecnología consiga que nuestra calidad de vida aumente y que nuestras necesidades de trabajo, poco a poco, vayan tendiendo a cero.
Al final son muchas las teorías, pero todas se reúnen en torno a un mismo precepto: si es verdad que los robots acabarán con parte de los empleos y que muchos de los parados no serán capaces de volver al mercado laboral, la implantación de una renta básica parece una opción, como poco, a tener en cuenta.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada