dilluns, 22 de setembre de 2014

TRES LÍMITES AL CRECIMIENTO

Por Herman Daly 
Herman Daly

Traducción del artículo publicado  en:


Dado que  cuando la producción (PIB real) crece, disminuye su utilidad marginal porque satisfacemos primero nuestras necesidades más importantes, del mismo modo aumenta  la desutilidad marginal ocasionada por el  crecimiento  ya que mientras la economía se expande en la ecosfera  nosotros sacrificamos,  primero, los  servicios ecológicos menos importantes (en la medida en que los conocemos). Estos costes crecientes y la disminución de los beneficios marginales del crecimiento  se muestran en el siguiente diagrama.

Gráfico 3 Límites

 
En el gráfico se pueden distinguir tres conceptos sobre los límites del crecimiento.

1.  El "límite de futilidad" ocurre cuando la utilidad marginal de la producción cae a cero. Incluso sin coste de producción, hay un límite en  la cantidad que podemos consumir y seguir disfrutando de ella. Hay un límite en la cantidad de bienes que podemos disfrutar en un determinado período de tiempo, así como un límite para  nuestro estómago y  para  la capacidad sensorial de nuestro sistema nervioso. En un mundo con  una considerable pobreza  en el que los pobres observan como  los ricos aparentemente siguen  disfrutando de su riqueza adicional, pareceria   que este límite de futilidad se encuentra  lejos no sólo de los pobres, sino de todos.  La economía neoclásica niega formalmente el concepto del límite de futilidad a partir de su  postulado de "no saciedad". Sin embargo, los estudios muestran que, más allá de un umbral,  la felicidad (utilidad total) autoevaluada deja de aumentar con el PIB, reforzando con ello la relevancia  del límite de futilidad.

2.  El "límite de la catástrofe ecológica" está representado por un fuerte aumento vertical de la curva de coste marginal. Algunas actividades  humanas  o la nueva combinación  de algunas actividades,  pueden inducir a una reacción en cadena  o al punto de inflexión  y llevar al colapso de nuestro nicho ecológico. El principal candidato para el límite de la catástrofe en la actualidad es el cambio climático inducido por los gases de efecto invernadero emitidos en la búsqueda del crecimiento económico, que está  fuera de control .  Se desconoce el  punto  del eje horizontal  en el que   esto  puede   ocurrir.  Debo señalar que la asunción de una curva del  coste marginal (desutilidad)  que va  aumentando de forma continua y suave  es bastante optimista.  Dada nuestra comprensión limitada de cómo funciona el  ecosistema, no podemos estar seguros de haber  ordenado correctamente los  sacrificios de los servicios ecológicos,  impuestos  por el crecimiento,  de menor a mayor importancia. Al caminar  hacia el crecimiento, podemos sacrificar  por ignorancia un servicio vital de los ecosistemas  en vez de uno trivial. Así, la curva de coste marginal podría en realidad  ser un zig-zag hacia arriba y hacia abajo de manera discontinua, por lo que sería  difícil separar el límite de la catástrofe del límite tercero  y, más importante, el llamado  límite económico.

3.  El "límite económico" se define en el punto donde el coste marginal  se iguala al beneficio marginal  con la consecuente maximización del beneficio neto. Lo interesante del límite económico es que parecería ser  el primer límite que nos  encontremos. Sin duda, se produce antes de que aparezca el límite de futilidad y probablemente antes del límite de la catástrofe, aunque, como se acaba de señalar, todo eso es incierto.  En el peor de los casos,  el límite de la catástrofe podría coincidir con  el límite económico determinado en una discontinuidad.  Por lo tanto es muy importante estimar los riesgos de catástrofe y incluirlos en la curva de desutilidad  como costes contabilizados, en la medida de lo posible.
En  el  gráfico  se  evidencia  que el aumento de la producción y el consumo se denominan verdaderamente  crecimiento económico sólo hasta llegar al límite económico. Más allá de ese punto,  se convierten  en crecimiento antieconómico   ya que  los costes aumentan  más que los  beneficios, haciéndonos más pobres y no más ricos. Por desgracia, parece que perversamente seguimos llamándole  crecimiento económico! De hecho, usted no encontrará el término "crecimiento antieconómico" en ningún  libro de texto de macroeconomía. Cualquier aumento del PIB real se llama "crecimiento económico", incluso si los costes aumentan más rápido   que  los beneficios.
 La macroeconomía no es el Todo, sino más bien una  parte del Todo finito.  
Crédito de la foto: Beth Scupham
 
Los economistas señalan que la lógica empleada solo es común en microeconomía,  el coste marginal igual  al beneficio marginal define el tamaño óptimo de una unidad microeconómica, ya sea una empresa o un hogar. Sin embargo, no se aplica generalmente en macro-economía  ya que se considera que esta  es el Todo en lugar de una parte. Cuando una parte se expande hacia el Todo finito, impone un coste de oportunidad a las  otras partes  que deben reducir el tamaño para hacerle espacio. Cuando se expande el propio Todo, se considera que no se  impone ningún coste de oportunidad ya que no desplaza a nada, presumiblemente la expansión se produce  en el  vacío. Pero la macroeconomía no es el Todo. También es una parte, una parte de la economía natural más grande, la Ecosfera, y su crecimiento ocasiona  costes de oportunidad en el conjunto finito que deben ser contabilizados.  Hacer caso omiso de este hecho lleva a muchos economistas a creer que el crecimiento del PIB no puede ser nunca antieconómico.

Los economistas convencionales  podrían aceptar este gràfico  como una imagen estática,  pero argumentan que en un mundo dinámico la tecnología desplazará  la curva de beneficio marginal al alza y la curva de coste marginal a la baja, moviendo  su intersección (límite económico) siempre hacia la derecha,  por lo que el crecimiento económico continuará  siendo  deseable y posible. Sin embargo, los  desplazadores de las curvas  macroeconómicas deben recordar tres cosas.  En primer lugar, la físicamente creciente macro-economía está todavía limitada por su desplazamiento de la  Ecosfera finita  y por la naturaleza entrópica de su flujo de mantenimiento.  En segundo lugar, el timing  de la nueva tecnología es incierto. La tecnología esperada  no puede ser inventada  o llegar  on line (en el momento)  hasta  que hayamos pasado el límite económico. ¿Resistiremos el  crecimiento antieconómico mientras esperamos  y confiamos  en que las curvas cambien? En tercer lugar, recordemos que las curvas también se pueden desplazar en la dirección equivocada, moviendo el límite económico de nuevo hacia la izquierda. ¿Los avances tecnológicos del tetraetilo de plomo y los clorofluorocarbonos han  desplazado  la curva de costes hacia abajo o hacia arriba? ¿Qué hay de la energía nuclear? La adopción de una economía estacionaria  nos permitiría  evitar ser empujados  más allá del límite económico. Podríamos tomarnos nuestro tiempo para evaluar las nuevas tecnologías en lugar de dejar que empujen  ciegamente  a un  crecimiento que  bien puede ser antieconómico. Y el estado estacionario  nos da algún tipo de seguro contra los riesgos de catástrofe ecológica que aumentan con el  “crecentismo” y la  impaciencia tecnológica.

Traducción N.C.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada