dilluns, 4 d’agost de 2014

La reconversión ecológica de la sociedad industrial entra en el PSOE

Post publicat  a La Vanguardia

¿Giro ecológico de la nueva generación de políticos?

“¡¡¡Sostenibilidad, sostenibilidad!!! Porque a pesar de Rajoy y de su primo, los socialistas vamos a luchar contra el cambio climático, de la enorme oportunidad que representa el cambio climático y la enorme responsabilidad también. Vamos a devolver a este país a la posición de vanguardia en energías renovables que ha arrasado el PP y vamos a abordar un cambio de un modelo energético que lima nuestra competitividad y provoca desigualdad social. Un país como el nuestro no puede permitir que más de un millón de españoles sufra pobreza energética” –decía Pedro Sánchez en el discurso de clausura del congreso extraordinario del PSOE.
Si el manifiesto Última Llamada pedía que la crisis ecológica entrase en la agenda política, “nuestra crisis económica… es una crisis de civilización”. El objetivo no es hacer proselitismo o “asesoría personalizada” en el mundo del ecologismo, sino más bien, como señalaba Jorge Riechmann, “… pretendemos una incidencia trasversal en el movido panorama político actual”. La intención es que la sociedad mire hacia “el abismo que tiene delante de los ojos” (https://ultimallamadamanifiesto.wordpress.com/2014/07/26/jorge-riechmann-mucho-con-demasiado/).
La agenda mediática debería de estar más atenta a este tipo de llamadas, en lugar de seducir a políticos dispuestos a protagonizar escenas de cortos vuelos. Muestras de ello es la escasa repercusión en los medios de comunicación del manifiesto “Ultima Llamada”, a excepción de este diario y medios próximos a los firmantes (http://ultimallamadamanifiesto.wordpress.com/2014/07/08/repercusion-de-la-ultima-llamada-en-la-prensa-y-online/). Quienes han hecho difusión más atentos a la llamada “crisis de régimen” que la crisis de civilización, crisis socio-ecológica. ¿Un giro ecológico de nueva generación de políticos? se preguntaba Joan Martínez-Alier, viendo lo alejados que están la nueva generación de la crisis ecológica, en cambio, presente en los más veteranos (http://blogs.lavanguardia.com/diario-de-futuro/que-salida-a-la-crisis-ecologica-desde-la-izquierda-de-la-ultima-llamada-a-la-transicion-energetica-estan-maduras-las-alternativas-41238).
Una agenda mediática con las luces largas, incluya desafíos planetarios.
Unos de los impulsores del manifiesto Última LLamada, Domingo Jiménez-Beltrán, participaba en un taller sobre “Cambio Climático y Sostenibilidad”, en el congreso extraordinario del PSOE (http://www.psoe.es/source-media/000000599000/000000599354.pdf). Estaba con Cristina Narbona –exministrra de medio ambiente- y Mario Rodríguez director de Greenpeace, la moderaba Hugo Moran, secretario de Medio Ambiente de Ejecutiva del PSOE, con la mirada atenta de Pilar Lucio que ocupará la nueva responsabilidad de “Cambio Climático y Sostenibilidad” en la ejecutiva de Pedro Sánchez.
¡Energiewende es ineludible! Domingo mostraba como Alemania tiene además del calendario de cierre de las nucleares, antes del 2022, el calendario de abandono de las térmicas de gas y carbón; no en el futuro. Las energéticas han pedido poner a invernar 50 centrales convencionales, cobran sin generar electricidad. Obtienen un esplendido subsidio de “desempleo”, decía Sigmar Gabriel, líder del SPD, ministro de energía y vicecanciller; cada hogar con 3 miembros mantienen esos curiosos “parados-energético”, el coste es 40 euros anuales, más caro que la expansión de las renovables. Las que atizadas las renovables y piden recortes a los parados son los que piden “subsidios” a la burbuja del gas y carbón (http://www.pv-magazine.de/meinung/blogdetails/beitrag/sigmar-gabriel–hartz-iv—nicht-arbeiten–aber-geld-verdienen_100015826).
El futuro es renovable y, algo más, se deberá de construir desde las ciudades: la municipalización de la energía debería estar en las próximas elecciones en el centro del discurso socialista. Domingo Jimenez-Beltrán le fastidia usar “desarrollo sostenible”, un concepto gastado; en fin, esa “mantras de cosméticos de desarrollo sostenible” que señalaba el manifiesto, ver en un esplendido artículo de Antonio Cerrillo (http://www.lavanguardia.com/natural/20140707/54411633759/manifiesto-reclama-ajustar-politicas-limites-ecologicos-planeta.html).


¿En qué páginas de los diarios hablan de los problemas ecológicos?
Hugo Moran suele mostrar una paradoja, mientras que desde la ecología se habla de economía, en raras ocasiones los economistas hablan de ecología. Más raro es que desde las páginas de la política se hable de los problemas civilizatorios. Pedro Sánchez pedía que al PSOE que “hablemos lo justo de nosotros mismos y hablar mucho más de los problemas de la gente”. Estos retos y desafíos planetarios, que no fueron recogidos por la prensa, lo hizo el Forum Ecologic de los socialistas (http://forumecologic.cat/general/comprom-is-de-pedro-sanchez-contra-el-canvi-climatic-i-la-sostenibilitat).

“No hay tiempo para seguir reflexionando porque el tiempo se acaba”, dijo Jimenéz-Beltrán. Pasar a la acción requiere arremangarse las mangas para concluir el edificio de retos y desafíos identificados por Willy Brandt en su Report para Naciones Unidas en 1980 (http://www.stwr.org/special-features/the-brandt-report.html).
Hace casi 35 años Willy Brandt pedía que “los organismos financieros internacionales y regionales deben aumentar sustancialmente la financiación en el desarrollo de recursos energéticos renovables”. Y algo efectivo: crear un centro de Naciones Unidas de información y proyección de las energías renovables, vamos, el equivalente de la AIE o AIEA en el campo de las energías renovables. Hermann Scheer, padre de la ley de renovables, logró que Alemania lo propusiera en el Foro Internacional de Energías Renovables. La conferencia preparatoria para crear IRENA se celebro el 23 y 24 en Madrid; con presencia de 150 países. En enero de 2009 se fundó en Bonn. España que aspiró en dicha reunión a tener la presidencia IRENA, gobernaba el PSOE; actualmente ni siquiera está en el consejo con 21 países que gestiona dicha organización.
El PSOE tiene un problema, se afana en justificar lo indefendible y no es capaz de reivindicar todos los aciertos, algunos reconocidos internacionalmente. Un PSOE demasiado acomplejado para defender la creación de IRENA, que se dedica a asesorar gobiernos para que implementen el modelo energético que el gobierno de Rajoy está empeñado en hacer saltar por los aires –una voladura iniciada por Miguel Sebastián. Se permite el lujo José Manuel Soria de afirmar que Alemania nos copia, en 2008 ambos países tenía 5 GW solares, hoy España tiene 5 Alemania 37 GW fotovoltaicos –con menos sol. Alemania acaba de reformar aquella ley de renovables de 2001 ante la amenaza que pudiera morir de éxito (http://blogs.lavanguardia.com/diario-de-futuro/alemanya-aprova-la-reforma-de-la-llei-de-energies-renovables-spd-entre-el-partit-de-la-era-solar-brandt-i-scheer-i-el-partit-del-carbo-95975).
La gauche durable, los socialistas franceses y su revolución energética.
Los socialistas franceses, en la Université d’été en La Rochelle, plantearán la transición energética, y el nuevo modelo productivo; la voluntad del presidente François Hollande es “fair de la France le pays de l’excellence environmentale”. Participa en él la antigua secretario de estado de Cambio Climático del último gobierno del PSOE, actual directora del IDDRI, con Valter Cloite secretaria nacional del PS del polo “preparase para el futuro” que conecta la transición energética con crecimiento azul. Decia Teresa Ribera, en un foro reciente, que aún oye a compañero de partido que dicen no permitir que la industria salga del país por motivos ambientales, en cambio, a nadie se le ocurre decir lo mismo por motivos sociales; cuando lo que se requiere es una reorientación ecológica de la actividad económica, ser capaces de desarrollar las nuevas tecnologías del futuro (http://www.parti-socialiste.fr/evenement/2014-08-29-la-transition-energetique-nouveau-modele-de-developpement).

Ségoléne Royal ha presentado en el Consejo de Ministro el “proyecto de ley de programación para una transición energética por un crecimiento verde”, en el cual, incluye el cierre de un tercio de las centrales nucleares en una década, reducir un 50% del consumo energético en 2050, disminuir un 30% consumo de combustibles fósiles en 2030, y un 32% de renovables (actualmente 13,7%) y una reducción del 40% de las emisiones de CO2 respecto 1990 en 2030 (http://www.liberation.fr/politiques/2014/07/29/un-projet-net-de-loin-mais-flou-de-pres_1072527).
Este es el significado de progreso de Manuel Valls. Los intelectuales de la gauche divine se han caracterizado por vivir rodeados de conceptos; así la ecuación de igualdad y libertad, como le sucede a Josep Ramoneda, solo produce roces filosóficos. Parece como si aterrizar en conceptos más prosaico, como la “transición energética”, seria perder en sentido ontológico del gran debate de las ideas. La conclusión es que lo que Manuel Valls hace es pedir “que la izquierda abrece al progreso lo que está reclamando es la aceptación incondicional del modelo económico vigente”. El cierre de nuclear de Merkel sería, desde este punto de vista “miedo al miedo”, en lugar de olfatear las oportunidades como hace Pedro Sánchez, en fin, un “miedo astuto”, diría Ulrich Beck, capaz de sacarnos de la crisis financiera.
¿Cómo redefinir el progreso? ¿Qué izquierda en el siglo XXI?
Se podría dar una vuelta por La Rochelle y descubrir: “le défi climatique: le enjeux de la transition energètique et de la Conferencia de Paris” con Laurence Tubiana, presidenta de IDDRI y representante de Francia en la Cumbre del Clima de Paris 2015, o en donde también participa “le príncipe de précaution…”, sobre OGM, vacunas… algo que algunos acusan de impedir el progreso científico, invocar el “principio de innovación” ante riesgos tecnológicos con efectos irreversibles. Unos riesgos sobre el medio ambiente y la salud que tampoco tenemos en la agenda política de tanto caminar por encima de las nubes.
Si tiene razón Josep Ramoneda al señalar que el reto es “apoyarse en la ciudadanía para sacar a la política de su impotencia en los tiempos de abrumadora hegemonía económica”. Pedro Sánchez pedía un proyecto de democracia radical: suprimir el aforamiento de diputados, más transparencia, reordenas la financiación de los partidos, no quiere un tribunal de cuenta que tenga miembros de partidos políticos… abusar de la confianza de los ciudadanos. Para todo ello es precisa una reforma de la ley electoral.
Esther Palomera twittea: “nadie podrá tener un cargo orgánico en el partido si antes no hace público su patrimonio”. Algunas burlas lógicas. Era hora de cerrar la puerta giratoria (Drehtür) y abrir la puerta de la transparencia; los diputados del SPD y Los Verdes en el Bundestag tienen un código de radical transparencia (http://www.zeit.de/politik/deutschland/2013-03/verhaltenskodex-abgeordnete-nebeneinkuenfte). Exige hacer pública la fuente de los ingresos adicionales, hacer público quien son los clientes, etc., se trata de una iniciativa a la que adherirse de forma individual, ir más lejos de la actual norma del Bundestag. Surge de la percepción diaria de tener que justificarse, más interesante este debate que la cascada de casos de corrupción que llena la prensa. Tanto en Reino Unido como Estados Unidos se aplica estas normas pasados dos años tras dejar de tener cargos públicos.
Para cambiar España tiene que cambiar el PSOE. Desde el oportunismo demoscópico hay quien prefiere que no cambie, optar por una gran coalición. Pedro Sánchez propone recuperar el pardito de las mayorías social que es el PSOE, recuperando el voto indignado. El PSOE tiene que prestar atención que hace Francia y Alemania, centrar la agenda político con retos y desafíos del siglo XXI.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada